¿Cómo podemos acompañar a nuestros hijos en el proceso de duelo?

Volver al Índice de la Entrevista

Transcripción del audio de la entrevista:

“El duelo de los hermanos es diferente, todos los duelos son diferentes. El de mi mujer es diferente al mío y el de mi hija también es diferente. Hay que acompañarlos, yo creo que no dejamos de ser papás porque se nos murió un hijo. No dejamos de ser papás ni con el que se fue ni con el que está.

Acompañarlos es fundamental. Los chicos, hermanos, los que quedaron se sienten culpables también, los mismos sentimientos que nos aparecen a nosotros les aparecen a los chicos. “Si hubiera hecho…”, siempre que aparece la muerte aparece algo que tiene que ver con la culpa. “Si yo le hubiera hablado”, sea padre, madre, hijo, “Si yo le hubiera dicho”, “Qué pena que no fuimos a comer ese día”. Algún libro que leí dice: si uno cree que la persona no deja de existir porque se murió y que sigue estando, las deudas no existen. “Che te mando un beso, te mando una luz, un rezo”, la comunicación está con el que se va y con el que se queda acompañarlo.

Los chicos a veces son muy reticentes para hablar entonces cuesta mucho y no hay que forzarlos y que el que está ausente esté presente porque aparecen cosas donde no quieren hablar, entonces largar la conversación y que la presencia esté. Acompañarlos en los que ellos sienten y pidan. A veces hay chicos chiquitos que cuando no se habla o no se plantea la situación, se complica más la cosa.

Lo que dicen es que los chicos se fortalecen más a partir de que les pasan estas cosas porque aprendieron algo terrible que nosotros tuvimos que aprender de viejos, aprender esta cosa de qué pasa con el muerto, qué pasa con la ausencia y con el dolor, aprendieron un dolor muy fuerte que es este. No hay “dolorómetro” en el que hay un dolor más fuerte que otro pero es un dolor muy importante entonces aprendieron a curtirse un poco en la vida pero ese dolor debe estar acompañado por su sostén que son los papás. Siempre hay un tarado que dice alguna cosa inadecuada.

Por ejemplo a mi hija en el velorio  le dijeron “vos tenés que ser fuerte y cuidar a tu papás”. Por suerte nos contó esto, tal persona dijo esto y le dije “no, vos tenés 12 años y yo te tengo que estar acompañándote a vos porque somos tu papá y mamá para cuidarte no para que vos nos cuides a nosotros”, por más que yo estaba “hecho bolsa“, “yo te voy a acompañar, te voy a ayudar con el respeto y los cuidados de los hijos que a veces a uno “se le patinan” y sobreprotegen al hijo porque “se me fue uno y ahora se me va a ir el otro y cómo hago para cuidarlo” entonces “se le patina” a todos los papás porque la sobreprotección surge y forma parte de la historia, entonces vamos a tratar de ponerles límites pero tratar de soltarlos. Mi hija tiene 15 y tengo miedo de que salga a la calle y qué hago la dejo o no la dejo y si le pasa algo?. Hay cosas que uno puede evitar pero otras que no…”

 

Ver parte 7 de 7: ¿Cómo se elabora el duelo por muerte súbita o repentina?

Te gustó este artículo? Compártelo

¿Qué opinas?

Tus comentarios y sugerencias son bienvenidos!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.