Familiares que Experimentan un Duelo Anticipado

familia_duelo_anticipado

El duelo anticipado es el duelo que vive el enfermo y su familia cuando se les comunica la existencia de una enfermedad irreversible e incurable por lo que la muerte de este ser querido es altamente probable e inevitable. Por esto mismo, el deudo ya ha empezado la elaboración de esta pérdida sin que todavía haya ocurrido. Durante este período, el enfermo y la familia experimentan una serie de sentimientos que los prepara emocionalmente para este destino que incluye una gran preocupación por el enfermo, la preparación para el desenlace y la adaptación a los cambios que esta muerte conlleva.

El primer paso para comenzar este duelo es aceptar la realidad que nos ha sido informada para así tomar conciencia de lo que está sucediendo liberando las emociones que surgen frente a la inevitable muerte y brindando al doliente mayores recursos internos para manejar la pérdida.

El duelo anticipado comprende el período de tiempo que va desde el diagnóstico de la enfermedad hasta la muerte siendo testigo del debilitamiento progresivo que sufre el enfermo.

Recordemos que la conducta del duelo está multideterminada por lo que habrá diversos factores sociales, psicológicos y familiares que influirán en su intensidad y resultados. Sin embargo, si los familiares y el enfermo realizan un proceso de duelo anticipado completo y sanador podrán experimentar un duelo posterior a la muerte más tranquilo aunque inevitablemente triste. Frente a este duelo anticipado es importante que tanto el paciente como el familiar tengan en consideración los siguientes consejos:

  1. No dudes en expresar tus sentimientos con total libertad. Busca el espacio y el tiempo que creas adecuado para hacerlo. Es usual sentir angustia, miedo, rabia, tristeza, cansancio, depresión e incertidumbre económica. Tampoco malinterpretes las actitudes del paciente ya que puede suceder que no deseen ver a un familiar muy querido. De acuerdo a los psicólogos, esto implica que ha ingresado en un proceso de desprendimiento del mundo circundante.
  2. Comunicación abierta y sin limitaciones. No teman en hablar sobre esta despedida inevitable si hay deseos de hacerlo ya que esto les permitirá decir lo que sienten y piensan al respecto. Tampoco duden en hablar sobre aquellos temas que consideran “pendientes” ya que tanto quien muere como quien acompaña podrán sentir que se despiden sin remordimientos.
  3. Te debes fijar metas de corto y mediano plazo para así establecer un manejo adecuado de la esperanza. Recuerda que todos podemos soñar con un milagro, pero no podemos por ello dejar de reconocer la realidad.
  4. Escucha atentamente no sólo cuáles son las preocupaciones y prioridades del enfermo sino también las suyas para así poder reflexionar sobre las mismas en este camino del duelo. Durante este proceso surgen necesidades emotivas y espirituales de quien muere y de los familiares que lo acompañan.
  5. Tanto el paciente como la familia deben controlar la rabia, ira u hostilidad. El proceso de morir es una realidad incambiable que genera ansiedad, dolor y rabia pero la unión familiar en estos momentos es primordial. Hay que tener paciencia con nuestros propios sentimientos y los del enfermo ya que debemos adaptarnos a los vaivenes y ritmos de este tipo de duelo.
  6. Muchas veces sucede que el ser querido enfermo era el sostén económico de la familia por lo que se genera además un gran sentimiento de incertidumbre económica. Frente a esto es aconsejable que proyectes cómo será tu vida sin esta persona para así decidir si puede vivir en el mismo lugar, si es necesario un cambio de trabajo, etc.
  7. Si lo deseas, no temas en pedir apoyo espiritual sin imponerle esta creencia al enfermo. Él mismo será quien decida qué hacer al respecto. Muchas personas pueden sentirse traicionadas por su religión mientras que otras se aferran a ella en la última etapa de su vida como un espacio de sanación y tranquilidad.
  8. Recurre a ayuda profesional si consideras que no puede realizar este duelo anticipado sanamente. En las terapias podrás desahogarte y hablar sobre lo sucedido, tus sentimientos y así generar nuevas herramientas que permitan recuperar nuestra autoestima y apoyarnos en la espiritualidad.

El duelo anticipatorio es una oportunidad para transformar el dolor en paz interior enfrentando la muerte inevitable de nuestro ser querido afectado por una enfermedad irreversible. Este  duelo busca que se pueda sentir dolor pero sin remordimientos y asuntos “pendientes” entre el enfermo y el doliente.

Te gustó este artículo? Compártelo

Comentarios

  1. Editora dice

    Gracias a ti querido Juan por compartir estas palabras con nosotros… cada duelo es tan personal como la persona que lo atraviesa. Cariños

  2. Juan dice

    Todavia nos cuesta comprender, que aunque sentimos cierto alivio al teorizar sobre temas imposibles de comprender, no hay nada que pueda ser útil a la hora de atravesar ciertas experiencias, de eso se trata la vida, nadie puede contarte lo que se siente pasar por tal o cual situación, nadie conoce tus emociones porque son tan singulares como tu huella dactilar, gracias por las buenas intenciones volcadas a través del sitio web.
    “La única forma de saber como responderias ante una situación, es pasar tu mismo por ella”
    Amor + Gratitud

  3. florencia dice

    Hola. Cuando detectan esta enfermedad tanto la familia como el paciente ingresan en un gran estado de shock y negación. Este duelo anticipado no quiere decir que su pérdida nos duela menos o que no será necesario realizar el duelo correspondiente sino que nos brinda el tiempo para despedirnos de él y cerrar esa relación sin dejar asuntos pendientes. Muchas gracias por compartir tu experiencia con nosotros. Un gran cariño. Florencia

  4. tere dice

    A MI ESPOSO LE DETECTARON CANCER… Y YO AUN ASI NO PODIA ACEPTAR QUE ALGUN DIA MORIRIA YO ESPERABA UN MILAGRO QUE NUNCA LLEGO. AUN QUE EL ESTABA ENFERMO UNO NUNCA ESTA PREPARADO PARA ESTO

¿Qué opinas?

Tus comentarios y sugerencias son bienvenidos!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.