Acompañamiento médico al paciente terminal y su familia

acompanamiento_medico

El acompañamiento médico a un paciente terminal comienza en el mismo momento del diagnóstico de su enfermedad. Ofrecerle una información completa sobre su estado de salud, le permite al paciente tomar decisiones respecto no sólo a un posible tratamiento sino también sobre el futuro de su familia.  A continuación le informaremos sobre el rol del médico en el acompañamiento del enfermo y su entorno familiar.

INFORMACIÓN SOBRE LA ENFERMEDAD

Uno de los momentos más difíciles para el médico, el paciente y su familia es la confirmación del padecimiento de una enfermedad terminal

 

En un ambiente de tranquilidad y sin prisas, el médico deberá brindar información completa y profesional sobre el estado de salud del paciente así como sus síntomas, riesgos, pronóstico y posibles tratamientos. Esta información debe ser dicha gradualmente evitando palabras profesionales complejas que puedan llevar a una confusión. En el contexto de una relación de confianza mutua, el médico debe hacer un seguimiento luego de esta noticia dejando en claro al paciente y su familia de que podrán hacer todas las preguntas que deseen una vez que la sorpresa y conmoción se hayan apaciguado.

 

APOYO EMOCIONAL

Al recibir el diagnóstico, el paciente y su familia comenzarán a atravesar un proceso de duelo que requiere del acompañamiento y comprensión del médico

 

Cuando esta triste noticia llega a la familia, se producirá un proceso de duelo que tendrá como objetivo la comprensión y aceptación de esta enfermedad. Luego de negar el diagnóstico debido al estado inicial de shock y entumecimiento, el paciente y su familia experimentarán rabia, ansiedad, depresión e incertidumbre hasta que finalmente llegarán a la aceptación de la enfermedad. El miedo respecto al futuro financiero de su familia así como la pérdida de autonomía también será una preocupación usual por lo que el médico debe ser honesto con el paciente y responder a todas sus preguntas con absoluto profesionalismo. Es primordial que la relación médico-paciente se base en la empatía para así brindar un espacio donde el enfermo pueda expresar libremente estas emociones y miedos prestando especial atención a la culpa indebida y la baja autoestima que conllevarían a una falta de deseo de seguir viviendo.

 

COMUNICACIÓN CON LA FAMILIA

El médico debe considerar las necesidades de la familia del paciente terminal

 

El profesional no debe descuidar a la familia del enfermo y satisfacer cualquier necesidad de información que ella requiera, incluyendo no sólo el asesoramiento médico sino también psicológico. La familia suele ser el sostén del paciente durante el trascurso de la enfermedad por lo que debe estar informada de cada decisión que se tome respecto al tratamiento así como el médico debe alentar la comunicación paciente- familiares para que la relación entre ambos tenga un cierre saludable sin culpas o arrepentimientos por las palabras no dichas. Por último, la familia debe ser instruida para saber cómo actuar ante posibles situaciones de crisis emocionales y físicas del enfermo.

 

RESPETO POR LAS CREENCIAS RELIGIOSAS

Tanto el médico como su equipo profesional deben respetar las creencias religiosas del paciente.

 

En un contexto de gran tristeza y conmoción, la religión se convierte en un refugio de paz para el enfermo y su familia. Muchas personas que deben enfrentarse a una enfermedad terminal, se aproximan a Dios ya sea por primera vez o bien se produce un reencuentro luego de un transitorio alejamiento de la Fe. Tanto el médico como el equipo profesional que lo acompaña deben respetar las necesidades espirituales del paciente que implican una visión sobre el sentido de la vida, el destino y la existencia de un Ser Superior que lo protege. Si el paciente así lo desea,  el médico puede ponerlo en contacto con un líder religioso que le brinde tranquilidad espiritual.

El rol médico en la comunicación de esta triste noticia así como en el posterior acompañamiento del paciente y su familia brindará un soporte profesional y emocional clave para la aceptación de la enfermedad. Por lo tanto, la relación médico- paciente- familiares debe estar basada en el respeto y la confianza mutua para así brindar un ambiente favorable en donde el enfermo pueda expresar sus dudas y temores respecto a su futuro.

Te gustó este artículo? Compártelo

Comentarios

  1. ALFONSO dice

    Me gustaría que me enviaran en articulo, tambien me gustaria informacion sobre el duelo en el paciente terminal (cuidados de enfermeria). Muchas gracias,.

  2. maria del socorro vargas. Huertas dice

    Gracias muy importante saberlo podrian mandarme esta informacion a mi correo..gracias msvh.ani@gmail

¿Qué opinas?

Tus comentarios y sugerencias son bienvenidos!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.