¿Cómo acompañar a personas con enfermedad terminal y a sus familiares?

acompanar_enfermedad

La llegada del diagnóstico de una enfermedad terminal es una noticia devastadora para el paciente y su familia.  No siempre es fácil saber cómo reaccionar y acompañar a este ser querido o a su familia que atraviesa un momento tan doloroso.  A continuación le informaremos sobre cómo puede apoyar a un familiar que padece una enfermedad terminal y así mismo a quien se encarga de su cuidado.

 

1.  ACOMPAÑANDO AL ENFERMO TERMINAL:

 

ESCÚCHELO SIN JUZGARLO

Su familiar tendrá muchas dudas y preocupaciones luego de conocer el diagnóstico.

 

No subestime los pensamientos y deseos de su ser querido. Escúchelo y bríndele gestos de cariño sin juzgar sus opiniones o decisiones. El tratamiento al que suelen someterse es sumamente doloroso e invasivo conllevando un gran bagaje emocional. Este apoyo espiritual permitirá expresar sus temores no sólo respecto a la muerte sino a las consecuencias que ella podría traer a la familia. No lo presione para que llegue a un acuerdo con la muerte en un momento donde la realidad es tan abrumadora ni le diga que sabe exactamente cómo se siente. En aquellos momentos en que usted no está presente, una excelente opción es recomendarle que escriba en un cuaderno sus preocupaciones para luego contarle a qué le teme y cómo le haría frente. Hágale saber que siempre podrá contactarlo ante cualquier duda ya sea por teléfono, correo electrónico o personalmente.

 

RESPETE SUS CREENCIAS ESPIRITUALES

No intente que su familiar modifique sus creencias religiosas y/o espirituales.

 

Cuando se conoce un diagnóstico tan abrumador, el enfermo terminal puede pelearse con su religión o bien encontrar en ella un refugio de paz. Es frecuente que se pregunte “¿Dios por qué me sucede esto a mí?” o “¿Por qué me enfermo si he sido un buen creyente?”. En cualquiera de los dos casos, sea respetuoso de las decisiones de su familiar y no intente sustituir sus creencias por otros símbolos religiosos que generarán conflictos innecesarios. Recuerde que estas creencias brindan un bienestar basado en significados personales permitiéndole conservar la esperanza y la paz interior, aún cuando la muerte es inevitable.

 

AYÚDELO EN SUS RUTINAS DIARIAS

Las tareas que antes podían resultar sencillas se han convertido en un gran peso para el paciente terminal que tiene sus energías destinadas hacia el tratamiento de su enfermedad.

 

Una relación de confianza mutua con el paciente permitirá que usted se acerque a su hogar y que pueda asumir responsabilidades que para él resultan sumamente abrumadoras. De esta manera, aliviará el estrés de la familia y le brindará la posibilidad de dedicar un poco más de tiempo para hacer las cosas que le gustan. Inclusive puede pedirle a su ser querido que le proponga directamente cómo usted puede ayudarlo brindando ejemplos concretos de apoyo como, por ejemplo, cocinar la comida a la familia, acompañar a los niños al colegio, asistir a las sesiones de quimioterapia, etc. También podrá ayudarlo en el pago de las facturas y tarifas hogareñas permitiendo que las escasas energías del paciente se concentren en él y su familia.

 

NO LO PRESIONE

Se suele creer que el paciente terminal debe disfrutar sus últimos meses de vida al máximo.

 

Antes de diseñar cualquier plan o viaje, hable con el familiar respecto a cuáles son sus deseos. No tome decisiones por sobre su voluntad. Los familiares del enfermo terminal suelen diseñar decenas de viajes y planes para su ser querido deseando que disfrute hasta el último día de su vida. Sin embargo, es muy importante que no dé por sentado que usted sabe lo que él debería hacer. Si bien puede ser adecuado para algunas personas, este ritmo de vida tan apresurado resultará incómodo para otros. Respete la decisión del enfermo de quedarse cerca de los miembros de la familia en un contexto de cariño y confianza. Transitar el camino de esta enfermedad es muy duro y agotador por lo que debe asegurarse de que el paciente se sienta cómodo en un ambiente de armonía en donde pueda descansar luego de los tratamientos.

 

La llegada de esta devastadora noticia producirá efectos inevitables en la estructura familiar. El dolor por la pérdida inminente es acompañado por una angustia constante respecto a qué sucederá con la familia luego de esta muerte. El apoyo emocional y espiritual que usted pueda brindarle será de gran ayuda para calmar estos sentimientos y temores.

 

2.  ACOMPAÑANDO AL FAMILIAR ENCARGADO DEL CUIDADO DEL ENFERMO TERMINAL:

 

Enterarse del padecimiento de una enfermedad terminal también cambia la vida de la familia del paciente que a partir de ahora estarán abocados a acompañar a su ser querido en el proceso médico. Los sentimientos se ven envueltos en una montaña rusa cambiando minuto a minuto debido a nuevas experiencias entorno a las rutinas cotidianas, roles familiares e incertidumbre financiera. A continuación compartimos con ustedes cómo puede acompañar a los familiares del enfermo terminal en este proceso de adaptación a una despedida inevitable.

 

AYÚDELO CON LOS QUEHACERES DEL HOGAR O CUALQUIER OTRA FORMA DE AYUDA

El familiar del enfermo terminal concentrará sus esfuerzos en la conexión espiritual y cuidado del paciente.

 

Cuando esta triste noticia llega a la familia, la rutina cotidiana se paraliza totalmente. Todas las preocupaciones se centran en el tratamiento del paciente. La energía del cuidador puede estar agotada por el esfuerzo físico y emocional de cuidar a su ser querido por lo que despreocuparse de las tareas diarias será de un gran alivio. Por ejemplo, puede prepararle la comida, limpiar la casa, llevar los niños al colegio, etc. En caso de que su capacidad económica así lo permita, ayúdelo en el pago de alimentos, facturas y/o medicinas que pueden resultar una gran carga financiera para la familia. Estas tareas no las realizará sólo sino que debe organizar una red de apoyo con otros amigos y familiares que se comprometan a asumir tareas cotidianas específicas asegurando así una ayuda constante sin por ello recaer toda la responsabilidad en una sola persona.

 

ESTÉ DISPUESTO A ESCUCHAR

Los familiares del paciente terminal suelen mostrar ira, culpa, miedo e inclusive negación frente a esta enfermedad.

 

Cuidar y acompañar a un enfermo terminal es una responsabilidad de gran desgaste emocional. No dude en acercarse al cuidador e invitarlo a hablar sobre sus sentimientos, miedos y pensamientos sin juzgarlo. Este tiempo de escucha será vital para su bienestar emocional permitiendo al familiar no sólo lidiar con sus emociones sino encontrar un espacio en donde ser él mismo sin miedo a mostrar sus temores y debilidades. Hágale saber que podrá comunicarse con usted cuando así lo desee ya sea personalmente o por teléfono. La escritura de cartas o notas donde pueda volcar los sentimientos que lo albergan será también de gran ayuda en momentos en los que no pueda contar con su presencia.

 

INVÍTELO A TENER MOMENTOS DE RELAX

Para los familiares de un paciente con enfermedad terminal puede ser difícil e incluso impensable permitirse tener un momento de relax fuera de la casa.

 

Invítelo a que se tome un tiempo para recargar energías realizando caminatas juntos o bien realizando encuentros en lugares distintos a la casa en donde cuida a su familiar. Si se siente abrumado y decide estar solo, no dude en recomendarle tener un descanso reparador a través de siestas cortas que le permitan recargar sus niveles de energía mientras usted procura hacerse cargo de cualquier pedido del paciente. Llévele música de relajación para que este momento de descanso sea más reconfortante. En caso de ser posible, puede ofrecerse para el cuidado del enfermo durante algunas de las noches de hospitalización para que el cuidador pueda ir a su casa a tomar una ducha o tener un descanso.

 

La enfermedad de un ser querido es uno de los eventos más estresantes de la vida. Él o ella se convierten en el centro de atención implicando un gran desgaste físico y emocional tanto para el paciente como para todos los miembros de la familia. Usted puede ayudar a los familiares acompañándolos en la resolución de tareas prácticas que permitan quitarle al cuidador obligaciones propias de la rutina cotidiana.

 

Te gustó este artículo? Compártelo

Comentarios

  1. florencia dice

    Hola querida Zulma, nos reconforta saber que te haya sido de ayuda. Te invito a que visites nuestra categoría sobre “Duelo Anticipado y Cuidados Paliativos” haciendo click en este link. Allí podrás encontrar más información al respecto. Un fuerte abrazo

  2. Zulma dice

    muy interesante,me interesa saber mas de como consolar ala familia que tienen familiares enfermos,ej. de que hablarles

  3. florencia dice

    Hola querida Martha, sin dudas es una hermosa profesión de gran sentido humanitario. Siempre hay nuevos conocimientos por aprender por lo que no dudes en continuar en este camino de capacitación! Un fuerte abrazo

  4. Martha Gabriela Valdés Domínguez dice

    Yo estudie un diplomado de Tanatologia y me gustaría prepararme más para ayudar a las personas en este proceso

¿Qué opinas?

Tus comentarios y sugerencias son bienvenidos!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.