¿Cómo se Manifiesta el Duelo?

como-manifiesta-el-duelo

El proceso de duelo se manifiesta a través de las reacciones emocionales, físicas, cognitivas, conductuales, sociales y espirituales.

La muerte de un ser querido cambia nuestra vida para siempre… nuestra rutina diaria parece desplomarse en un abrir y cerrar de ojos mientras que poco a poco debemos aprender a construir un nuevo sentido de propósito. La conciliación con el dolor no sucederá rápidamente sino que deberemos atravesar un largo proceso que inevitablemente nos cambiará para siempre obligándonos a mirar hacia nosotros mismos. Esto no significa que no volverás a sonreír o que ya no podrás disfrutar de los momentos maravillosos que la vida te obsequie junto a tus seres queridos sino que nunca volverás a ser exactamente la misma persona que eras antes de esta pérdida.

 

El doliente se adentra en una experiencia de crecimiento y autoconocimiento.

En este camino de curación, el doliente se adentra en una experiencia de crecimiento y autoconocimiento en la que atravesará una montaña rusa de emociones. Habrán días de mayor calma y días de mayor tristeza… transitaremos nuevos sentimientos, pensamientos y conductas cuya intensidad, duración y orden serán absolutamente personales. No hay horario correcto para estas reacciones ni fechas en el calendario: será tu cuerpo y mente quienes dicten cada paso que das. En este sentido, es posible identificar seis categorías que definen cuáles son las reacciones normales durante el proceso de duelo: manifestaciones emocionales, físicas, cognitivas, conductuales, sociales y espirituales. A continuación te comentaremos en detalle cada una de ellas:

  • MANIFESTACIONES EMOCIONALES. Durante el proceso de duelo es frecuente que surja una fuerte sensación de irrealidad (sobre todo en las primeras horas y/o días posteriores a la pérdida como un mecanismo de defensa que permite aceptar esta muerte en pequeñas dosis), vulnerabilidad, alivio (especialmente en el caso de que el familiar haya sufrido una larga enfermedad), enojo hacia la persona fallecida, los familiares, Dios o hacia sí mismo por la sensación de injusticia que caracteriza a la muerte, sensación de soledad, temor frente a un mundo inestable e imprevisible, ansiedad por sentirse incapaz de cuidar de sí mismo y de sus seres queridos (en casos de gravedad puede convertirse en ataques de pánico), irritabilidad, euforia, culpa por no poder evitar esta muerte y/o por estar vivo él o ella en vez de su ser querido, tristeza repentina y abrumadora e impotencia por la irreversibilidad de la pérdida.
    manifestaciones_emocionales_duelo

    Sensación de irrealidad e impotencia son algunos síntomas emocionales del duelo.

    Es usual que se recuerden con nostalgia e insistencia los momentos compartidos con ese familiar que ha muerto y que frecuente aquellos lugares que él o ella solían visitar. En este sentido, también puedes desear recuperar a este ser querido a través de la ropa y objetos que utilizaba con mayor asiduidad.

 

  • MANIFESTACIONES FÍSICAS. El duelo tiene un impacto inevitable en la salud física del doliente sobre todo durante las primeras semanas y/o meses en los que el cuerpo experimenta un fuerte estrés y un notable descuido de las necesidades básicas. Durante el proceso de duelo es posible experimentar falta de apetito o exceso de alimentación, dolor de cabeza, cansancio excesivo, hipersensibilidad a los ruidos, opresión en el pecho y/o garganta, falta de aire, cambios bruscos de peso debido al nuevo vínculo establecido con la comida, palpitaciones, boca seca, debilidad muscular y estómago vacío. Estos síntomas pueden ir acompañados por insomnio, náuseas y pérdida del deseo sexual. La falta de ganas para comer se debe no sólo a la ausencia de hambre sino también al desgano para dedicar nuestro tiempo a cocinar los alimentos.
    manifestaciones_fisicas_duelo

    El estrés del duelo impacta la salud física del doliente.

    Debido al fuerte estrés padecido, el doliente tiene una mayor susceptibilidad a las enfermedades así como también, si el ser querido murió a causa de una enfermedad, es posible que el doliente desarrolle o crea tener síntomas similares a los que tenía su familiar difunto. En caso de notar que estos síntomas físicos no mejoran gradualmente con el paso del tiempo no te automediques, procura hacer un control médico en donde puedas chequear que tu salud se encuentra en perfecto estado.

 

  • MANIFESTACIONES COGNITIVAS. Durante el proceso de duelo se tiene un pensamiento desorganizado caracterizado por la dificultad para concentrarse, desorientación, preocupación excesiva y constante, pensamientos suicidas pasivos y confusión respecto a lo que sucede en un mundo que se muestra irreal. Se desarrolla un pensamiento obsesivo vinculado a la culpabilidad o a los asuntos pendientes que no han podido resolverse con la persona fallecida. Estas manifestaciones suelen ser más intensas durante los primeros meses de duelo por lo que la prolongación excesiva de estos pensamientos puede producir depresión.
    manifestaciones_cognitivas_duelo

    Desorientación, confusión y ansiedad son síntomas comunes durante el duelo.

    Desde este punto de vista, es normal que se exprese incredulidad y preocupación frente a esta pérdida que conlleva inclusive a la sensación de que el fallecido aún está presente en la casa. Por lo tanto, se presentan sueños con el difunto y alucinaciones visuales, olfativas y auditivas en las que se cree que se ve al ser querido, se huele su perfume o se escucha su voz. Debido al fuerte impacto que tiene el duelo sobre nuestros pensamientos y emociones, se sugiere postergar la toma de decisiones familiares, financieras, etc. hasta un año después de iniciado este proceso.

 

  • MANIFESTACIONES CONDUCTUALES. Podemos identificar conductas especialmente vinculadas a una reacción normal frente al dolor de la pérdida. En este caso, suelen ser conductas experimentadas inmediatamente después de la muerte del ser querido pero que suelen desaparecer gradualmente con el paso de las semanas y/o meses.
    manifestaciones_conductuales_duelo

    Es usual que el doliente atesore objetos del fallecido.

    Entre estos comportamientos se incluye el llanto, contar la historia de la pérdida de un modo repetitivo o bien evitar hablar sobre la pérdida a fin de no hacer sentir incómodos a tus seres queridos, suspiros, búsqueda del difunto o llamarlo en voz alta, atesoramiento de objetos como modo de perpetuar la presencia de la persona fallecida, sueños insistentes con el ser querido fallecido, visita de lugares significativos, trastornos en el sueño y la alimentación y sentir la presencia de la persona amada.

 

  • MANIFESTACIONES SOCIALES. Tras la muerte de un ser querido, el apoyo social recibido puede ser abundante… los amigos y familiares nos llamarán y nos visitarán con frecuencia. Sin embargo, con el paso de las semanas quienes nos rodean volverán a su rutina cotidiana…  las tarjetas y las flores de condolencias dejarán de venir, las llamadas telefónicas serán cada vez menos frecuentes y algunos amigos pueden incluso evadirnos. Justo cuando más los necesitas, tu red de apoyo social se debilita fuertemente. En una sociedad que no sabe qué hacer ni qué decir frente al dolor, los seres queridos se muestran incómodos, no saben cómo ayudarte ni cómo hablar de esta ausencia. Por lo que algunos prefieren mantenerse alejados del doliente mientras vive su duelo. Sin embargo, este no es el único impacto social que tiene el duelo.
    manifestaciones_sociales_duelo

    Algunas personas se alejan de su círculo social durante el duelo.

    Durante esta etapa de aceptación y elaboración de la pérdida, es usual que el doliente exprese un claro desinterés por el trabajo y su grupo familiar y de amigos mostrando un gran enojo con quienes continúan con su rutina diaria como si nada hubiera sucedido. Se retira o evita a otras personas, muestra pasividad, pierde interés en actividades y relaciones que le brindaban placer y manifiesta una mayor dependencia hacia quienes lo rodean. En este sentido, el doliente intenta construir una nueva identidad en la que pueda encontrar un nuevo rol social luego de esta muerte.

 

  • MANIFESTACIONES ESPIRITUALES. La pérdida de un ser querido nos enfrenta a un crisis espiritual profunda. Estas conductas pueden ser variadas yendo desde el total rechazo y desilusión con la religión que predicas hasta encontrar en la fe un refugio frente a tanto dolor e incertidumbre. En este sentido, se observa un mayor conciencia de la finitud de la propia vida así como la búsqueda de Dios para enfadarnos con él o bien para encontrar un nuevo sentido de vida. Es usual hacernos preguntas tales como “¿Por qué me has hecho esto si soy un buen creyente?”, “¿Era parte de un plan de Dios?”, etc.
    manifestaciones_espirituales_duelo

    El rechazo hacia la religión o el aferrarse a ella, es común en los dolientes.

    Debido a que la espiritualidad es tan privada e individual como lo es cada persona, será el doliente quien deberá encontrar su propia respuesta a estas preguntas para así lentamente construir un nuevo sentido de vida.

 

Queremos compartir contigo las palabras de la psicóloga argentina Rosa Aizen quien en una amable entrevista con Manejodelduelo.com aclaró cuáles son los principales comportamientos, pensamientos y emociones que podrías afrontar en este proceso.

 

“En ninguna otra situación como en el duelo, el dolor producido es TOTAL; es un dolor biológico (duele el cuerpo), psicológico (duele la personalidad), social (duele la sociedad y su forma de ser), familiar (duele el dolor de los otros) y espiritual (duele el alma)”.
J. Montolla Carraquilla

 

Es que tras la muerte de un ser querido, dejamos de creer en la infalibilidad de la medicina, el mundo se convierte en un escenario de impensables peligros donde podríamos poner en duda el poder de Dios e inclusive nos interrogamos a nosotros mismos respecto a nuestras fortalezas para salir adelante. Lloramos por ese mundo hostil que ahora debemos enfrentar bajo una fuerte sensación de desamparo y vulnerabilidad.

Para conocer más a profundidad sobre cómo se manifiesta el duelo en ti y ofrecerte alternativas para aliviarlo, te recomiendo leer nuestro artículo: Las Manifestaciones del Proceso de Duelo y sus 5 Herramientas para Aliviarlo.

Te gustó este artículo? Compártelo

Comentarios

  1. Elisabet Montiel dice

    hola:tengo mi hijo tomas que fallecio de cancer hace tres años ,en cuatro meses se en fermermo y fallecio ,en es normal que me niegue ir al cementerio?? a ver a mi hijo ,pero a la vez me siento culpable, y me cuesta llorar.estoy cansada de fingir que estoy bien .pero en realidad respiro dolor,para que mi esposo y mi otro hijo no me vean mal , me descargo trabajando y me niego a hacer terapia , un beso grande.

  2. Editora dice

    Cecilia, es normal que te sientas deprimida y que parezca que estás yendo para atrás ya que has estado reprimiendo tus emociones, disfrazándolas, para que tu familia y amistades no vean que te sientes mal. Pero no te sientas mal contigo misma por esto. Te recomendamos que te des permiso de sentir y vivir tu duelo; si sientes ganas de llorar, hazlo. Si sientes que no puedes manejarlo sola, entonces busca la ayuda profesional de un experto en duelo que te de herramientas para procesar tu dolor. Te enviamos un fuerte abrazo!

  3. cecilia dice

    Hace 7 meses mi madre se me fue en 3 días, estoy teniendo una recaída porque me siento más deprimida últimamente, vivo sola, y me doy cuenta que me he esforzado en parecer “recuperada” para que mis amistades no se vayan a cansar o fastidiar conmigo… y no sé, no sé si es normal… siento que he ido para atrás, no puedo llorar a solas, solamente en la calle… tengo muchos miedos, mucho desánimo y en general, me siento desganada para todo…

¿Qué opinas?

Tus comentarios y sugerencias son bienvenidos!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.