Muerte repentina de un hijo, incluyendo asesinato o suicidio

Volver al Índice de la Entrevista

Transcripción del Audio de la Entrevista:

“Bueno en el caso de mi hijo se murió de muerte súbita y es esto. Según aprendimos en el Grupo Renacer todas las muertes son repentinas. Una mamá que tenía a su hijo en terapia intensiva, el chico estaba mal y no se imaginaba, el momento de la muerte es el momento de la muerte. Otra mamá tenía a un hijo con cáncer que estaba deteriorándose, estaba muy mal pero siempre los papás esperamos un milagro entonces ¿cómo se murió? Y el de al lado te puede decir era previsible todo esto que se iba a morir. Para todos es imprevisible, la sorpresa es permanente.

Con respecto a los casos de delitos, los amigos de mi hijo decían “ojalá tuviéramos a alguien a quien echarle la culpa, ojalá tuviéramos un delincuente que lo mató, alguien que venía manejando un coche y lo pisó, un albañil que tiró un ladrillo, ojalá tuviéramos a alguien a quien echar la culpa porque nos la agarramos con esa persona” y esto hace que “patine” un poco la situación y estas cuestiones que tienen que ver con el juicio hacen postergar el duelo. Son cosas diferentes. Las Madres del Dolor, que son muy respetables y que tienen mucha prensa, a veces algunas de sus mamás que también vienen con nosotros no hacen el duelo porque están agarradas con la bronca y hay que darle 400 años de cárcel y hay que buscarlos. Está bien, nosotros tenemos un papá que le dieron cadena perpetua al homicida de su hijo, ¿y eso te alivia a vos, te devuelve a tu hijo? Mucha energía puesta en el juicio no está bien ni está mal, pero el duelo es otra cosa.

El duelo y la relación que tenés que establecer con tu hijo que se fue físicamente y ponerla en otro lado, ese cambio que  tenés que hacer en tu vida no te lo resuelve el juicio que estás haciendo. Vos podés hacer el juicio que quieras, bueno, malo, cadena perpetua, cinco días, culpable o no culpable, pero eso no resuelve el tema del duelo. Son dos cosas diferentes, es otro trabajo. No está bien ni está mal. Hace poco vino un papá que por mala praxis se le murió su hija y su hermana abogada le dijo no pierdas tiempo en el juicio ni te va a devolver a tu hija ni te va a ayudar a establecer la relación. Fue más hermana que abogada. Yo soy abogado por eso la cuestión del juicio tiene que ver con otra cosa. El juicio es una cosa y los sentimientos son otra.

El tema de los suicidas es un tema muy especial. Según me dijo gente que sabe, tienen que estar acompañados por un profesional además del Grupo porque la culpa que genera la de un hijo suicida es muy fuerte por eso tiene que estar acompañado por un proceso más profundo que tiene que ver con el papá doliente de cómo resolver este tema de que no es que él hizo algo “como para”… Cuestiones religiosas, cuestiones karmáticas, no sé, cuestiones que tienen que ver con otras cosas más profundas que el “pibe” no pudo o que el “pibe” o la chica tomaron decisiones que tienen que ver con la dificultad de vivir.

Son decisiones muy personales y hay que respetarlos y acompañarlos, esa continuidad de la relación que uno mantiene con ese hijo que se va y  a uno lo que le pasa cuando un hijo comete una imprudencia y haberle dicho “por qué no te cuidaste”, “por qué no hiciste esto” pero porque no pudo, entonces perdonarlo, perdonarse y establecer una buena relación, se fue físicamente y los que creemos, porque esto es respetable. Hay papás en el Grupo que dicen se terminó con la vida y se terminó, no existe más nada, estuvo acá, se fue y no existe más, no existe en una planta, ni el cielo, ni en la reencarnación, se fue y no existe más, está bien. Acá no se juzga a nadie”.

Para contactarse con el Grupo Renacer puede visitar esta página.

Te gustó este artículo? Compártelo

Comentarios

¿Qué opinas?

Tus comentarios y sugerencias son bienvenidos!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.