Depresión y Suicidio: ¿Cómo identificar las señales de pedido de ayuda?

Cuando un amigo, familiar o conocido está atravesando un proceso difícil y ronda en su mente la posibilidad de quitarse la vida generalmente nos envía señales de alarma que nos permiten avizorar que este ser querido está necesitando de nuestra ayuda. Con el avance de las redes sociales y el mundo online es usual que podamos encontrar en estos espacios mensajes que nos están tratando de enviar un signo de atención.

En Facebook o Twitter podemos encontrar “amigos” que expresan sus sentimientos por estas redes y muestran una tristeza, apatía por la vida y desesperanza que, con el correr de las semanas, puede profundizarse. Es importante que tomemos con seriedad estas alertas ya que muchas veces las personas están más predispuestas a desahogarse por medio de las redes sociales.

Sin embargo, no se trata del único camino que tienen las personas con tendencias suicidas para enviar signos de alerta. Por eso en este artículo queremos ayudarte a identificar algunas señales de pedido de ayuda:

- Con frecuencia habla, lee o escribe acerca del suicidio y sobre la muerte.

- Realiza conductas riesgosas que pueden provocarle daño a él mismo como cortarse, golpear su cabeza contra las paredes o tomar alcohol en exceso y consumir drogas.

- Permanece triste y melancólico y pierde interés en hacer cosas que usualmente le gustaba hacer como practicar deportes o visitar amigos.

- Regala las pertenencias. Hace un testamento y regala objetos preciados.

- Tiene dificultad repentina en el colegio o el trabajo.

- Cambia los hábitos alimentarios o de sueño.

- Realiza visitas o llamadas inusuales en las que se despide de las personas como si no las volviera a ver.

- Padece sentimientos crecientes de culpabilidad, vergüenza y odio a sí mismo. Trastornos de ansiedad.

Estos signos serán más importantes si la persona tiene alteraciones del estado de ánimo, se ha intentado suicidar alguna vez o tiene un antecedente familiar de suicidio. Los comportamientos suicidas pueden ser causados por una situación que la persona ve como agobiante o que no puede resolver como el envejecimiento, la muerte de un ser querido, la dependencia de las drogas o del alcohol, un trauma emocional, enfermedades físicas graves y problemas financieros.

Si conoces alguna persona en la que puedes identificar varios de estos signos de alerta, habla con él o ella sin juzgarlo y acompáñalo a un lugar donde puedan brindarle asistencia profesional. Nunca debes ignorar una amenaza o intento de suicidio ya sea que lo diga a través de las redes sociales o te lo cuente personalmente.

Recuerda que es tan sólo un mito que las personas que hablan del suicidio como posibilidad rara vez se suicidan. Estos comentarios que pueden hacernos se tratan de claras advertencias sobre sus intenciones. Nada más ni nada menos que un pedido de ayuda encubierto.

Te gustó este artículo? Compártelo

¿Qué opinas?

Tus comentarios y sugerencias son bienvenidos!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.