El rol de la tanatología durante el proceso de duelo

Si bien sabemos que en la vida debemos enfrentarnos inevitablemente a la muerte de nuestros seres queridos, para muchas personas resulta sumamente difícil poder aceptar esta nueva realidad afectando inclusive su salud física y/o emocional. Para estos casos ha surgido la tanatología, una disciplina integral que desea resolver las situaciones conflictivas que suceden en torno a la muerte de un ser querido.

La Tanatología es una disciplina que brinda ayuda profesional al paciente en situación terminal, a sus familiares y amigos y a personas que han sufrido la pérdida de un ser querido. Se trata de una ciencia especializada de la medicina que estudia la muerte y los procesos del morir brindando al paciente recursos para comprender el sentido de su vida y de la muerte. Para su abordaje multidisciplinario toma conocimientos de diversas áreas como la sociología, psicología, medicina, filosofía, espiritualidad, etc. La médico psiquiatra Elizabeth Kübler Ross fue la fundadora de la Tanatología clínica señalando con su creación la importancia de brindar a los moribundos la dignidad de seguir siendo miembros útiles y valiosos de la sociedad.

La pérdida de un ser querido nos enfrenta a múltiples preguntas sin respuesta y provoca el surgimiento de emociones y sentimientos negativos tales como angustia, miedo, falta de aceptación y aislamiento que pueden ir acrecentándose si la pérdida no logra transcurrir en un proceso de duelo normal llevando al paciente a sentir inclusive temor por su propia muerte.

En estos casos, si bien la compañía y el afecto de los seres queridos serán primordiales, es importante que el doliente recurra a una terapia que le permita cerrar la herida mental y emocional que ocasiona la pérdida colaborando el tanatólogo en el proceso de despedida del paciente con la persona que ha fallecido. De esta manera, el profesional guía al paciente en esta búsqueda por reconstruir un nuevo sentido de la vida trascendiendo esta pérdida y logrando una vida en plenitud.

Por otro lado, la tanatología ayuda al paciente en enfermedad terminal y a sus familiares a elaborar un duelo anticipado acompañándolos durante el lapso que precede a la muerte, el momento de la muerte y la situación después de la muerte. El enfermo no sólo debe asumir su inevitable muerte sino que además sufre un gran estrés por el dolor que causa esta noticia en su familia por lo que esta disciplina buscará acompañar a la familia del enfermo durante el proceso de la enfermedad y la muerte y ayudará a la reestructuración emocional de la familia. Esta disciplina le brinda calidad de vida al enfermo en fase terminal y restablece la funcionalidad de la red social de las personas afectadas para una sana convivencia entre éstas y su entorno familiar.

Como pudimos observar, la Tanatología habla más de la vida que de la muerte ya que su finalidad no es sólo que el paciente enfermo tenga una muerte digna y adecuada sino también curar en vida el dolor producido por la muerte y la desesperanza logrando así la sanación emocional y la reconstrucción de un nuevo sentido de vida acorde a la especificidad personal de cada paciente.

Te gustó este artículo? Compártelo

¿Qué opinas?

Tus comentarios y sugerencias son bienvenidos!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.