El dolor que experimentamos cuando estamos en medio de un proceso de duelo es inmensamente estresante. Nuestro cuerpo paga un precio muy alto ante este evento tan significativo en nuestras vidas. Estos síntomas son respuestas perfectamente normales ante semejante trauma, pero si nos informamos y entendemos que está ocurriendo en nuestro cuerpo podremos lidiar mejor con esta situación y sabremos si es normal sentir lo que sentimos o si es necesario buscar ayuda profesional.

¿Cuáles son los síntomas físicos que podríamos experimentar cuando estamos en duelo?

Los síntomas más comunes y considerados “normales” cuando estamos sufriendo la muerte de un familiar o amigo querido son por ejemplo: ganas incontrolables de llorar, cansancio o letargo, problemas para dormir o exceso de sueño, palpitaciones, dolores de cabeza, interrupción del ciclo menstrual en las mujeres, falta de aire, molestias estomacales, irritabilidad, presión alta, pérdida o aumento del apetito, pérdida del cabello, alucinaciones auditivas o visuales, nauseas, angustia en el pecho y hasta dolores musculares y articulares.

Nuestro sistema inmune también sufre los efectos del estrés por nuestra pérdida mostrando una caída en los niveles de actividad de los linfocitos-T, que son células muy importantes para la lucha contra las infecciones como los resfriados y otras infecciones menores. Otras enfermedades como el asma, la artritis o la diabetes se pueden intensificar durante esta etapa de sufrimiento.

Falta de concentración

En cuanto a los síntomas cognitivos, podemos experimentar problemas de concentración o incapacidad para realizar nuestras tareas diarias. Asímismo, es común que queramos hablar mucho del fallecido o que por el contrario no queramos mencionarlo a fin de tratar de olvidar lo sucedido. Las alucinaciones y sueños con el fallecido pueden ser comunes también. Por momentos podemos olvidar que la persona amada ya no está con nosotros, pero luego nos damos cuenta que no es así.

La idea del suicidio puede pasar por nuestras cabezas pero de manera abstracta. Si ésta es una idea recurrente, entonces debemos buscar ayuda profesional inmediatamente.


Fuentes:

Argus Institute – Universidad de Colorado, EEUU.
BBC – Health
Mayo Foundation for Medical Education and Research

Manejodelduelo.com ofrece libros, audios, ejercicios y artículos gratuitos a los miembros de su comunidad. Apoyamos a las personas en duelo, a sus familiares, amigos y a los profesionales que los atienden.

Únete a la comunidad de Manejodelduelo.com

Trabajemos tu duelo juntos

Grupo de Apoyo para el Duelo Consciente

Inscripciones Abiertas

Recibe un cálido abrazo de nuestra parte. Estamos contigo!

Hecho con cariño y responsabilidad por Jessica, Leonardo, Ethel y Heitor junto a los colaboradores de Manejodelduelo.com

8 Comments

  1. Juan Garces 28 de marzo de 2012 at 21:22 - Reply

    Gracias por tan util comentario

  2. Lici 5 de agosto de 2015 at 15:46 - Reply

    Pasé por todos estos síntomas unos mas y otros menos- Pedí ayuda psicológica, la tuve. Mas no consigo paz –

    • Florencia 6 de agosto de 2015 at 05:46 - Reply

      Hola querida Lici. A pesar del dolor que sientes, no bajes los brazos. Si encuentras que esta ayuda profesional no te ha servido completamente, no dudes en buscar a otro psicólogo que pueda acompañarte en este proceso o bien asiste a un grupo de mutua ayuda. Recuerda que el duelo es un camino emocionalmente exigente que requiere de compromiso, respeto y amor hacia ti misma y tus emociones. Un fuerte abrazo

  3. Yasmín 5 de agosto de 2015 at 16:28 - Reply

    A parte de momentos de gran ansiedad y no dormir bien, curiosamente a mi me han salido unos furúnculos que se acaban infectando, teniendo que acabar tomando antibiótico oral…. nunca antes me había pasado, hasta que hablándolo con mi madre, me comentó que a ella también le salen! Tengo el libro de Louise L. Hay «Sana tu cuerpo», (las causas mentales de la enfermedad física y la forma metafísica de superarlas) donde aparece una lista de enfermedades y su causa emocional, así como la forma de pensamiento para dejar de materializar esa emoción. En concreto, en mi caso, decía «rabia que hierve. furia», y es que en menos de 4 meses mi vida cambió por completo, embarazada de 9 meses y con mi hijo de 4 mi marido se fue, sin explicaciones, dí a luz, y 3 meses más tarde mi hijo de 4 años muere de septicemia en cuestión de horas, tras haber estado esa misma mañana en el hospital porque le dolía mucho la garganta y tenía fiebre… es cierto que aunque lo evite, siento muchísima rabia e impotencia….

    *** Service disabled. Check account status. ***

    • Florencia 6 de agosto de 2015 at 06:00 - Reply

      Querida Yasmín, no evites las emociones que sientes. Es normal experimentar rabia, enojo e impotencia durante el proceso de duelo. Si no liberas estas emociones adecuadamente no sólo estás prolongando tu proceso de duelo en el tiempo sino que además afectas tu salud física y emocional. Te sugiero leer este artículo que te habla de la ira así como de algunos sencillos métodos de liberación de este enojo: «Consejos y Video Meditación para Liberar la ira por la muerte de un ser querido». Espero sea de tu ayuda. Cariños

  4. graciela herrera gaona 28 de octubre de 2015 at 20:34 - Reply

    yo tambien estoy viviendo mi duelo y no se k aser el 18 -03-15 perdi mi hijo de 15 anos y no se k aser para mi aqsido un infierno ayudenme x fabor

    • Florencia 2 de noviembre de 2015 at 06:17 - Reply

      Hola querida Graciela, gracias por escribirnos. La paciencia, el amor y la comprensión hacia ti misma en esta etapa emocionalmente exigente es esencial para atravesar un proceso de duelo saludable… permítete expresar tus emociones, busca personas de confianza con quienes hablar sobre tu dolor y procura cuidar tu salud física y emocional. Si sientes que sola no puedes afrontar este duelo, no dudes en solicitar ayuda de un terapeuta especialista en duelo o bien asistir a un grupo de apoyo en donde puedas compartir tu experiencia con otros padres que han perdido a sus hijos. Te invito a leer estos dos artículos: «¿Cómo Afrontar la Muerte de un Hijo?» y «7 Claves para vivir mejor tras una pérdida». Un fuerte abrazo

  5. Alicia 6 de junio de 2021 at 23:33 - Reply

    Perdi a mi hermano en Marzo de este año, el fallecio de un infarto a los 44 años y desde entonces, sufrio insomnio, taquicardias, dolor en el pecho, falta de aire, dolor en los brazos y en mi seno una ulcera, estoy demasiado sensible.

Leave A Comment

Artículos Relacionados