Carta de Despedida a mi Madre

carta_despedida_historia

A veces las palabras no alcanzan para expresar el inmenso dolor que sentimos tras una pérdida… a veces sólo desearíamos volver el tiempo atrás para poder brindarle un último abrazo o un último beso. Sin embargo, sabemos que es en vano… sabemos que de ahora en adelante debemos aprender a valorar los maravillosos recuerdos que nos dejó su presencia construyendo con este ser querido un nuevo vínculo basado en el amor y en esos inolvidable momentos compartidos. Pero ¿qué sucede cuando vimos a nuestro amigo, padre, hermano, hijo o madre sufrir una larga enfermedad que poco a poco lo desgastaba física y mentalmente? El periodista español Miguel Ángel Antoñanzas sabe de eso… su madre murió de Alzheimer tras varios años de lucha. Luego de su pérdida, Miguel Ángel decidió volcar todo su dolor pero también todo su amor en una maravillosa carta titulada “Carta de despedida a mi Madre, víctima de Alzheimer”… Desde este espacio queremos acercarte estas conmovedoras palabras que relatan su experiencia de duelo al ver cómo poco a poco su madre iba perdiendo irremediablemente la memoria.

 

“Hola madre,

 

parece que has decidido levantarte de ese banco de un brinco, has tirado el bastón y te has ido. Sin más, sin despedidas, sin drama, sin dolor.

No tengo remordimientos de haberte querido…

Antes de que esa maldita goma de borrar de nombre alemán comenzara a limpiar tu memoria, pude decirte muchas veces que te quería y mucho, y tú te reías.

“Qué zalamero eres”, me decías…

Luego ya comenzaste a adentrarte en ese laberinto mudo y ciego de la mente, y fue más difícil que me respondieras. Pero yo, por si acaso, te lo seguía diciendo y te plantaba unos enormes besos en la mejilla, de los que te quejabas con gusto mientras me apartabas la cara con tus manos.

Te los daba, los besos, mientras paseábamos en Cantolagua, ese camino al lado del río.

En esos paseos, hablábamos de cosas de la familia, del pueblo, recordabas bien el pasado remoto, las caras de las viejas vecinas que te saludaban, pero olvidabas lo que habíamos comido ese día.

No te gustaba llegar al final del camino, cuando el asfalto se terminaba y continuaba la gravilla, preferías dar la vuelta de regreso a casa.

Hoy me cuentan que has dejado ese asfalto, que no has regresado, que te has marchado, sin bastón, sin memoria, sin despedidas.

Pero quiero que sepas que la memoria, junto con el bastón, nos la hemos quedado en casa, acariciándola, jugando con ella, pasándola unos a otros.

Es cierto que a veces se nos cae una lágrima, otras una sonrisa grande, pero sigue corriendo entre nosotros.

Las despedidas… no hacían falta… Tú siempre estarás en este banco, no habrá quizás besos en la mejilla, ni comentarios del pueblo, pero sé que estarás allí… para siempre y que te seguiré diciendo que te quiero, hasta que yo también me levante del banco”.

 

No sé si hay muchas más palabras para agregar a este relato de inmenso amor… a este dolor que encierra una intensa comprensión. Yo creo que no… Sólo quiero decir que esta carta nos enseña a valorar cada pequeño momento compartido: cada beso, cada charla, cada abrazo que tenemos con quienes amamos… el tiempo convierte a cada uno de estos detalles en invaluables tesoros que nos acompañarán por siempre en nuestro corazón. Porque a pesar de cualquier ausencia física siempre estarán al lado nuestro… con cada sonrisa que nos quitan al recordar sus anécdotas… con cada lágrima que nos arrebatan esas reuniones familiares en que nos gustaría que estén acompañándonos… porque es imposible borrar los recuerdos pero aún más es imposible quitar ese inmenso amor que sólo nuestros padres supieron hacer crecer en nuestro corazón.

 

FUENTE:
http://www.infobae.com/2015/05/26/1731215-la-carta-despedida-una-madre-alzheimer-conmueve-las-redes-sociales

Te gustó este artículo? Compártelo

Comentarios

  1. Editora dice

    Gracias querida María Esperanza, te enviamos un cálido abrazo y nos reconforta saber que lo que compartimos sea de ayuda en tu duelo. Un gran cariño

  2. María Esperanza dice

    El 19 de diciembre hizo un año que mi mamá partió. La extraño mucho, sin embargo, sé que poco a poco podré recordarla sin tanta tristeza. Recordar los momentos en los que hubo risas, abrazos y una gran compañera de bromas durante su enfermedad.
    Se volvió muy platicadora y todos reíamos de sus comentarios.
    Fueron muy especiales y dolorosos los 6 meses de su enfermedad.
    Sirva este deseo mío de que todos y todas quienes hemos perdido recientemente a un ser amado, para que este próximo año 2017, hacer de los recuerdos un gran momento y agradecer a esta página el apoyo que me dio a través de Jesica Goffi con sus letras de aliento y el boletín que siempre me llega para hacer más llevaderos los momentos en que comienza la nostalgia en estas fechas. Abrazos con mucho cariño. Ma. Esperanza.

  3. florencia dice

    Sin dudas Moussa, inevitablemente el duelo nos enfrenta a un dolor abrumador pero también nos desafía a construir un nuevo vínculo con el ser querido basado en el amor y los bellos recuerdos compartidos. Cariños

  4. Moussa dice

    Que emocionante carta, como la alegria que queda de todo lo que se vivio, y el dolor de la perdida se entremezclan..como toda la vida humana

¿Qué opinas?

Tus comentarios y sugerencias son bienvenidos!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.