Mis Pequeños Angeles

perinatal_historia

La Historia de Sara – Testimonio

Quiero contar esta historia que probablemente ayudará a otras personas a entender porqué a veces nos suceden eventos desafortunados y preguntamos por qué a mí en vez de reflexionar sobre para qué. Soy hija única y de la vejez, decía mamá. Me tuvo a los 43 hace ya 45 años. Me moría de ganas de tener un hermano y se lo pedía a mi mamá desde que tengo memoria. Ella me decía que no iba a ser posible y yo rezaba todos los días hasta que entendí que ya no se podría.  Siempre pensé que iba a tener una familia numerosa, y aunque me casé a los 27 años enseguida no quisimos tener un bebé. Disfrutamos varios años de viajes en pareja y cuando decidimos que ya era hora nos costó bastante. Finalmente logré quedar embarazada… la alegría fue inmensa. Primer hijo, primer nieto de ambas familias, todo era maravilloso. Hasta que llegó la primer ecografía y todo se derrumbó. Su corazón no latía. No pudimos imaginar que esto fuera posible. Sin embargo, el dolor nos invadió y las explicaciones no nos consolaban. Mi esposo con todo su cariño y amor estuvo a mi lado.

 

Ese fue nuestro primer golpe pero no iba a ser el único. Pasados unos meses, a mi mamá le detectaron un cáncer de mama avanzado con posible metástasis. Primero la operación y luego quimioterapia… fue tremendamente fuerte en todo momento y ella nos dio fuerzas a pesar de todo. Yo cada vez veía más lejos ser madre mientras que brindarle un nieto a mi mamá era algo muy deseado sobre todo porque su enfermedad avanzaba. Y sucedió el primer milagro… Tuvimos un bebé varón muy lindo y nació antes que mi mamá iniciara su segundo tratamiento de quimioterapia. Lo disfrutó con todo su inmenso amor durante 9 meses hasta que un día su enfermedad fue devastadora y nos dejó. Su partida significó una profunda desolación para mi papá que cuidó de ella hasta último momento. Y fue su nieto quien recibió todo el cuidado de su abuelo y le devolvió a mi papá esa alegría para seguir adelante a pesar de todo.

 

Un año después volví a perder un embarazo y a los 4 meses otro más. No quería tener sólo un hijo con todo lo que eso había significado para mí. Mi doctora me indicó que vea a un Hematólogo porque era probable que tuviera una alteración en la sangre que hiciera que no retuviera los embarazos. Finalmente, un día de diciembre me dieron el resultado que decía “Trombofilia Hereditaria Factor V” mientras que simultáneamente me enteraba que nuevamente estaba embarazada. La doctora me confirmó que mi bebé había sido un milagro de la vida, que había un 90% de probabilidad de no llegar a término y que necesitaba aplicaciones de heparina para cuidar mi nuevo bebé y también a mí. Mi nuevo milagrito es una niña hermosa y entendí que el propósito de la enfermedad de mi madre fue darle más valor a cuidar la vida y a hacer todo lo posible para prevenir enfermedades pero por sobre todo nos dejó mucho amor para enfrentarlas con dignidad y aceptación.

Te gustó este artículo? Compártelo

Comentarios

  1. florencia dice

    Gracias querida Silvia. Nada es imposible frente a los ojos del amor. Un fuerte abrazo

  2. florencia dice

    Gracias querida Alicia por tus palabras. Como bien dices, la vida no sólo nos da desafíos difíciles que deberemos atravesar sino también maravillosos y profundos momentos de amor que son imposibles de olvidar. Te enviamos un fuerte abrazo.

  3. alicia gervasoni dice

    Es una hermosa y real historia de vida , porque esa es la vida y todo lo que nos pasa nos indica que estamos vivos , lo importante es asumir que los hechos son humanos porque eso es lo que somos , a cada acto de tristeza le sigue un acto de amor . En algún momento DIOS nos pone a prueba . ASÍ ES LA VIDA Y NO POR ESO DEJA DE SER MARAVILLOSA

  4. Silvia Acebedo dice

    Dulce y hermosa historia ….. La fuerza , la Fe y el amor todo lo puede…

¿Qué opinas?

Tus comentarios y sugerencias son bienvenidos!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.