¿Cómo puede ser si yo recién me estoy recuperando de la muerte de mi padre? ¿Cómo podré afrontar esta nueva pérdida si aún no he podido sanar otras recientes ausencias? Al igual que cuando tenemos una lesión en el cuerpo y volvemos a lastimarnos en ella, el proceso de duelo por pérdidas acumulativas puede significar un camino de recuperación mucho más lento y complejo en donde el dolor se vuelve profundamente agudo. Cuando tienes un brazo quebrado ¿qué haces? Pues, a pesar del dolor que te provoca esta herida, utilizas el otro brazo que está sano para continuar con tu rutina. Por supuesto, irás más lento pero, al fin de cuentas, sin dejar de avanzar entonces ¿qué sucede cuando ese brazo que te permitía seguir haciendo cosas también se lesiona? No hay dudas de que el dolor no sólo será mucho más profundo sino que además implicará un proceso de curación mucho más lento. Por supuesto, que ninguna lesión en el cuerpo tiene comparación con lo que sentimos al perder a un ser querido… este ejemplo sólo nos sirve como una manera gráfica y sencilla de explicar qué es lo que hace a este tipo de dolor acumulativo absolutamente diferente al resto. En este artículo te contaremos no sólo qué son las pérdidas acumuladas  consecutivas sino también qué puedes hacer para afrontar este camino saludablemente.

¿QUÉ SON LAS PÉRDIDAS CONSECUTIVAS O ACUMULATIVAS?

Las pérdidas acumuladas implican la muerte de dos o más seres queridos en un corto período de tiempo.

Solemos creer que cada vez que sufrimos la pérdida de un ser querido tendremos el tiempo necesario para procesar y aceptar esta muerte antes de que suframos otra pérdida. Sin embargo, a veces la vida nos deja perplejos ante un nuevo fallecimiento cuando aún no hemos tenido el tiempo suficiente para integrar la anterior ausencia en nuestra vida… De este modo, la muerte es seguida por otra muerte acumulando más dolor del que ya sentimos en el corazón. Esta experiencia de duelo en la que una persona sufre la pérdida de varios seres queridos en un corto período de tiempo o de manera simultánea es conocida como “pérdidas acumuladas” o “dolor acumulado”. Las pérdidas acumuladas pueden ocurrir cuando, por ejemplo, un padre pierde a su esposa y a su hijo, cuando un hijo pierde a sus padres en un accidente, cuando una persona mayor sufre la pérdida de sus amigos, etc. También puede darse cuando una pérdida sucedida hace muchos años nunca fue totalmente resuelta volviendo a surgir este dolor con motivo de una nueva pérdida que te sucede actualmente.

En este sentido, las pérdidas acumuladas suelen hacer surgir una pregunta esencial ¿cómo saber que ya he sanado la primera pérdida que he tenido? Cada duelo es absolutamente único y personal por lo que no hay una línea de tiempo que funcione para todos igual. Sin embargo, hay una clave que es esencial en este proceso: date tiempo para avanzar a tu propio ritmo en cada una de estas pérdidas. De lo contrario, podrías sentirte abrumado e incapaz de darles la atención que necesitan cada una de estas ausencias comenzando un mecanismo de defensa: la evasión. La negación es una estrategia de afrontamiento usual que utiliza nuestra mente durante los primeros días luego de la pérdida para así elaborar en pequeñas dosis esta abrumadora realidad. Sin embargo, esta evitación no puede permanecer para siempre. Cuando estamos sobrecargados con múltiples pérdidas, es posible que esta evasión se vuelva realmente tentadora para no afrontar los retos únicos a los que nos enfrenta este duelo.

Sin embargo, es primordial que hagas cada día un esfuerzo para hacer frente a la realidad de la pérdida. De lo contrario, estarías en riesgo de desarrollar un duelo complicado. Si no te tomas el tiempo para sanar cada una de las pérdidas dedicándole de forma individual el tiempo necesario para elaborarlas e integrarlas en tu vida, es posible que cada pérdida subsiguiente reabra el dolor de la primera… procura trabajar a través de tu dolor en el tiempo y verás cómo lentamente vuelves a encontrar la paz que tanto anhelas.

¿CÓMO AFRONTAR LAS PÉRDIDAS CONSECUTIVAS O ACUMULATIVAS?

No hay una receta mágica para lidiar con este dolor acumulado pero aquí te brindo algunas herramientas que pueden ayudarte.

Si bien es posible experimentarlo en cualquier momento de la vida, la vejez suele ser la etapa en donde es más usual encontrar este tipo de dolor acumulado. Los amigos de hace años fallecen, perdemos a la pareja que nos acompañó toda la vida mientras algunos familiares nos dejan el dolor de su ausencia. Sin contar que también esta etapa se caracteriza por la pérdida de la independencia laboral (jubilación), independencia física, etc. Pero ¿cómo podemos afrontar un duelo por pérdidas acumulativas? El dolor es tan único como cada persona que perdemos. Es usual pensar que podemos aunar el dolor de todas las muertes que hemos tenido en este tiempo y hacer un duelo único. Sin embargo, no debes apresurarte… El proceso de duelo que hagamos así como su tiempo de duración será tan único y personal como lo era esa persona que perdimos, las circunstancias de su muerte y el vínculo que nos unía a él o ella. Por lo tanto, es importante encontrar un espacio donde lamentar cada una de estas pérdidas de forma individual con el fin de integrarlas en nuestras vidas. Si has sufrido varias pérdidas en un corto período de tiempo o de manera simultánea te propongo algunas herramientas para que puedas afrontar este dolor.

1. CONVERSA. Nadie puede quitarte el dolor pero esto no significa que debas atravesar esta experiencia tú solo. Identifica aquellos amigos o familiares con los que puedas hablar y reconocer abiertamente los sentimientos y las experiencias vividas debido a estas pérdidas que has sufrido en un corto periodo de tiempo. Piensa en aquellas personas que van a escuchar con atención tus sentimientos y que te ofrecerán un abrazo o una palabra de aliento mientras elaboras este dolor. Si no deseas hablar con ellos, busca un líder religioso, terapeuta o grupo de apoyo en donde puedas canalizar estas emociones adecuadamente.

2. CUÍDATE. Procura cuidar tu salud física y emocional en una etapa de tu vida en la que te encuentras bajo un fuerte estrés. Sigue una dieta sana y equilibrada, establece horarios regulares de sueño y realiza al menos 30 minutos diarios de ejercicio… si es al aire libre ¡mucho mejor! Recuerda que el proceso de duelo afecta nuestro cuerpo poniéndolo en riesgo de padecer insomnio, problemas digestivos, afecciones cardíacas, trastornos de alimentación, etc. por lo que no dudes en coordinar una cita con tu médico para hacer un chequeo de tu salud informándole sobre la experiencia que estás atravesando. Evita la automedicación. Si necesitas ansiolíticos debido a los trastornos de sueño, es muy importante que visites a tu médico para que te recomiende el medicamento adecuado.

3. AYUDA COTIDIANA. No puedes esperar hacer las cosas que hacías antes con el mismo nivel de exigencia ni celeridad. Tu vida ha cambiado y está bien disminuir por un tiempo tus expectativas. Ya tienes suficientes exigencias en tu duelo… necesitas un tiempo para recuperarte tras el impacto abrumador de estas pérdidas. Por lo tanto, no tengas temor ni vergüenza de pedirle a amigos o familiares que te ayuden en las tareas cotidianas de la casa durante las primeras semanas de duelo. Llevar a los niños al colegio, pagar tus cuentas o hacerte la comida pueden ser de gran ayuda en momentos en donde el dolor pareciera cargarse en la espalda como una pesada mochila. Si quieres ayudar a otros miembros de la familia que están en duelo haz click aquí.

4. EVITA EL CONSUMO DE ALCOHOL Y/O DROGAS. Trata de vivir un día a la vez… Las pérdidas acumuladas suelen volverte más propenso que nunca a la evasión de la realidad debido a lo abrumador de su dolor por lo que también se incrementan los riesgos del consumo de alcohol o de drogas. Sé que puede parecer tentador estar todo el día durmiendo o navegando en las olas del alcohol. Sin embargo, recuerda que estas sustancias tan sólo adormecen el dolor pero no lo resuelven. Por el contrario, lo prolongan durante meses o años llevándote inclusive al desarrollo de un duelo patológico.

5. APOYO PROFESIONAL. A veces puede ser realmente difícil afrontar esta experiencia de duelo tú solo. Si te sientes emocional y físicamente agotado, no dudes en solicitar ayuda profesional para encontrar estrategias de afrontamiento adecuadas en un espacio en donde podrás expresar libremente tus emociones, pensamientos, inquietudes y expectativas sin sentirte juzgado por ellas. Otra opción posible, es acudir a los grupos de mutua ayuda especializados en las pérdidas acumulativas. Allí podrás compartir tu duelo con otras personas que han vivido una pérdida similar a la tuya por lo que te sentirás no sólo contenido y escuchado sino sobre todo comprendido por quienes también han lidiado o siguen aún afrontando desafíos del duelo similares a los tuyos.

Cuando experimentamos pérdidas acumuladas, el proceso de duelo se vuelve especialmente complejo. Al dolor producido por una muerte debemos “sumarle” el dolor de una nueva pérdida convirtiendo a la realidad en una verdadera pesadilla. Sin embargo, no estás solo. Alrededor tuyo hay muchas personas e instituciones que desean verte bien por lo que sólo debes extender tu mano y tomar los recursos que tienen para ofrecerte.

 

Si vives o viviste una experiencia similar, tu comentario sería muy valioso para nuestra comunidad de dolientes.

 

FUENTES:

https://www.whatsyourgrief.com/cumulative-grief-aka-grief-overload/
https://www.griefhealingblog.com/2013/02/coping-with-cumulative-losses.html
https://www.perfectmemorials.com/guides/grief-coping-with-cumulative-losses

Manejodelduelo.com ofrece libros, audios, ejercicios y artículos gratuitos a los miembros de su comunidad. Apoyamos a las personas en duelo, a sus familiares, amigos y a los profesionales que los atienden.

Únete a la comunidad de Manejodelduelo.com

Trabajemos tu duelo juntos

Grupo de Apoyo para el Duelo Consciente

Inscripciones Abiertas

Recibe un cálido abrazo de nuestra parte. Estamos contigo!

Hecho con cariño y responsabilidad por Jessica, Leonardo, Ethel y Heitor junto a los colaboradores de Manejodelduelo.com

13 Comments

  1. sonia castillo 30 de marzo de 2015 at 11:42 - Reply

    Muchas gracias por el apoyo con estos artículos, para mi son de mucha ayuda, en estos momentos que estoy pasando por este dolor acumulado, por la perdida de 2 seres queridos.

    • Florencia 31 de marzo de 2015 at 05:28 - Reply

      Gracias a ti Sonia por permitirnos acompañarte en este proceso. Date tiempo para poder elaborar estas dos pérdidas que has vivido brindándote el espacio necesario para ahondar y reflexionar sobre las emociones que este duelo implica. Un fuerte abrazo.

  2. Angela 25 de junio de 2015 at 19:15 - Reply

    Si cuando era niña la perdida de mi abuelo y mi madre en 2 años, mi padre quedo muy dolido por suerte encontré apollo en la escuela , luego me case y fallecio mi suegra y mi esposo seguidos también mi suegro, busque ayuda y me aferre a dios tengo tres hijos hermosos que me dieron tres nietos los amo.

    • Florencia 26 de junio de 2015 at 10:17 - Reply

      Hola querida Angela. Gracias por confiarnos sobre las pérdidas que has tenido y el modo en que has podido aprender a sobrellevar estas ausencias. Cuando sufres varias pérdidas consecutivas es importante poder elaborar cada duelo de modo individual recurriendo a la contención y escucha atenta de nuestros seres queridos. Un fuerte abrazo.

  3. Pepa Santos 7 de enero de 2016 at 16:19 - Reply

    Hola Soy pepa, tengo 54 años, en Mayo del 2011 murió mi padre, ya mayor con 92 años, era ya una muerte razonable por la edad y el estado físico, pero a mi me dio bastante fuerte ya que era la primera perdida que tenia ya como persona adulta, hasta tal punto que de esos días de tanatorio y funeral no recuerdo nada, en mayo del 2012 fallece mi amiga, de golpe sin esperarlo, en Agosto del 2013 mi madre nos deja después de 8 meses de enfermedad, ahí sentí que perdía mis raíces, aumentaba mi sensación de soledad de desarraigo aun teniendo mi familia, mis tres hijos, me separe en 2004, pero tenia a mis hijos éramos una piña, en Octubre del mismo año fallece mi padrino, sigue aumentando la sensación de soledad, y lo peor y que me tiene sometida a la soledad mas grande y que no creo que pueda recuperar, es que el marzo del 2014 mi niña, mi princesa , mi hija pequeña fallece con 15 años, se quita la vida, desde entonces voy sobreviviendo, en terapias, psicólogos, incluso hace unas semanas desde servicios sociales se me ha reconocido una incapacidad del 33%, seguir,,, se que lo tengo que hacer por los que están por lo que me quieren, pero ahí días que cuando veo amanecer creo no poder conseguir seguir aguantando, abrazos y gracias por la escucha

    • Florencia 8 de enero de 2016 at 07:00 - Reply

      Querida Pepa gracias a ti por confiarnos sobre las pérdidas que has tenido. Esta ayuda profesional que recibes es un gran apoyo para desandar este camino de duelo ya que no sólo es un espacio de reflexión sino que también te permite adquirir estrategias de afrontamiento y autocuidado para elaborar saludablemente este proceso. El camino de duelo es emocionalmente exigente… habrá días de calma y días de mayor angustia, ten paciencia contigo misma así como con las emociones que te embargan. No bajes los brazos… deseamos desde aquí serte de ayuda. Un abrazo

  4. Enrique De Anda Giner 8 de enero de 2016 at 01:03 - Reply

    Hola, yo perdí a mi hermana hace seis meses, al mes siguiente fallece mi mejor amiga, cuatro meses después muere uno de mis perros y a las dos semanas fallece mi padre, todo esto llevó a una crisis con mi pareja y terminamos a las dos semanas de fallecer mi padre… todo sucedió en un periodo de seis meses… creí haber sobrellevado bien el duelo de mi hermana y el de mi mejor amiga, la perdida de mi perro me dolió también pero fue la perdida de mi padre lo que me partió el corazón y por si fuera poco el rompimiento con mi pareja termino por desgajarme… tengo toda la actitud y trato de no hundirme, de hecho hay muchos momentos en los que veo la vida con esperanza y buena actitud, soy positivo y trato de ver el lado bueno y/o enseñanzas de todo esto, pero hay momentos como ahora que siento mucho miedo a hundirme… no quiero entrar en una depresión por que ya viví años atrás una muy fuerte y no vale la pena… sé lo que debo hacer y quiero hacerlo, pero hay momentos en que pierdo las ganas de hacer cualquier cosa… bueno, gracias por escuchar…

    • Florencia 8 de enero de 2016 at 07:06 - Reply

      Gracias a ti querido Enrique por escribirnos sobre tu proceso de duelo. Cuando atravesamos una multiplicidad de pérdidas en un corto período de tiempo las emociones y el dolor se recrudecen. Habrá días de mayor tristeza y días de mayor calma… hay que respetar estos momentos escuchando nuestras necesidades de duelo. Por lo tanto, es importante ser pacientes con nuestras emociones, expresar este dolor y encontrar redes de contención en donde sentirnos comprendidos y escuchados. Si sientes que solo no puedes afrontar estos duelos no dejes de buscar ayuda profesional para así desandar saludablemente este camino. Un fuerte abrazo

  5. Rocio 25 de enero de 2016 at 13:10 - Reply

    Hace 5 meses perdí a mi pequeño hijo, luchamos junto con el 2 meses y medio pero su corazoncito no resistió mas, aun me duele profundamente no lo e podido superar… Hace 2 semanas murio mi hermosa madre despues de luchar 3 años contra el cancer, siento que no puedo mas, se fue la mujer que me abrazaba y escuchaba mi tristeza, aunque diario me levanto con pensamientos positivos hay un momento del día que siento que caigo y el dolor es tantísimo que se hace insoportable. tengo el apoyo de mi amado esposo y de mis hermanas pero aun así hasta hoy en día me siento vacía, es como si estuviera viviendo sin vivir…

    • Florencia 26 de enero de 2016 at 11:35 - Reply

      Querida Rocío es un proceso de duelo muy reciente el que estás atravesando por lo que procura ser paciente y amorosa contigo misma… el duelo es un camino de emociones intensas, confusas y contradictorias por lo que es esencial que puedas expresarlas libremente. Si tienes deseos de llorar, hazlo. No reprimas lo que sientes ya que éste es un paso ineludible para elaborar saludablemente este proceso. Busca la contención en tu esposo, hermanas y amigos para expresar tu dolor. Este camino emocionalmente exigente es de a un paso a la vez… no te presiones ni te exijas. Te invito a leer este artículo: «7 Claves para vivir mejor tras una pérdida». Un abrazo

  6. Lulu 21 de febrero de 2016 at 18:38 - Reply

    Hola a todos amigos unidos en el dolor…dentro de unos dias se cumpliran dos años que murio mi papà…y 8 meses después sera un año de mi mamita…ellos se fueron casi juntos por la enfermedad de mi papà que termino desgastando toda la salud mental y fisica también de mi mamà…yo no vivo en méxico y aun con haber viajado al extranjero para tener una vida mejor no consegui el «sueño del migrante», no tengo una situacion economica buena y no tengo papeles…no pude estar con ellos en sus ultimos dias y eso me remordia el alma…gracias a Dios tenian a mi hermana con ellos, pero aun asi, me falta ver su tumba…haber estado ahi y abrazar a mi hermana…darle un beso a mis padres…llorar a su lado…si bien, mi esposo es el àngel que me saco de una depresion, me ayudo, me escucho y ahora me siento muy bien…he superado el dolor, aunque una pequeña amargura nunca se ira…quiero volver y ver donde descansan…eso seria el punto final de mi duelo…Gracias a todos por leerme…mucha fuerza!!

  7. angelica 22 de febrero de 2016 at 09:23 - Reply

    hola mi nombre es angelica mi padre cumplira 3 años fallecido mi madre 2 años mi hermano 1año mi padrastro 2 y mi kerida hija 2 meses estoy desolada ya no se k hacer con este dolor tan grande

  8. Ana María 11 de junio de 2021 at 21:10 - Reply

    En un ño perdí ami padre, madre y un hermano y alos 8 meses mi esposo estoy muy abatida

Leave A Comment

Artículos Relacionados