Cuando el niño comienza un proceso de duelo, el vivirlo junto a la familia será primordial para que pueda adentrarse en su camino de curación. Expresar la tristeza es tan natural como expresar la felicidad por lo que es importante que los adultos contengan al niño brindándole un espacio de comunicación y escucha en donde ellos puedan expresar en palabras los grandes cambios que están ocurriendo en su vida. En las próximas líneas te informaremos sobre cómo los adultos pueden acompañar a los niños en este proceso.

NO APRESURES EL PROCESO DE DUELO

Cada duelo es único y personal así como también será el tiempo que tardará en elaborarlo.

Para una correcta sanación es primordial brindar el tiempo necesario para que el niño pueda recorrer este proceso de duelo en plenitud. Los niños dosifican este dolor en cantidades manejables ya que de otra manera les sería imposible soportar una pena tan abrumadora. Por lo tanto, los adultos no deben temer a las preguntas que los niños puedan hacer de manera a lo largo de este proceso ya que estarán buscando dar un sentido a todo lo que ha ocurrido. No temas preguntarle qué está sintiendo o pensando respecto a esta pérdida ya que ellos sentirán en ti una persona de contención que le brindará apoyo y aceptación. Hablar de estos diversos sentimientos que van surgiendo a lo largo del proceso permite que el niño pueda ampliar su educación emocional. Muéstrate predispuesto a estas conversaciones, sé paciente y no dudes en preguntarle si le ha quedado alguna inquietud.

PERMITE EXPRESAR LAS EMOCIONES

No tengas temor de mostrar tus sentimientos frente a los niños para que comprendan la importancia de expresar este dolor.

Los niños expresan su dolor a través de su comportamiento por lo que el llanto, el enojo, la falta de concentración, el mayor o menor apetito así como la falta de sueño serán algunas maneras de expresar sus emociones. Si bien es importante no ocultar estos sentimientos, es sugerible que los adultos mantengan las emociones más dramáticas para momentos privados para que el niño no tenga miedo respecto a su salud. Los más pequeños de la casa no deben sentir vergüenza ni culpa por expresar sus sentimientos. Para ello, se deben ofrecer oportunidades y espacios propicios para que el niño tenga mayor comodidad a la hora de experimentar estas emociones. Recuerda que si los sentimientos son reprimidos pueden quedar irresueltos para luego resurgir en un período posterior de la vida.

NO SUBESTIMES EL DUELO EN EL NIÑO

Muchos niños es la primera vez que experimentan la pérdida de un ser querido por lo que sentirán una sensación profunda de abandono.

Por lo tanto, es importante no pasar por desapercibido el impacto que esta muerte produce en la vida del niño. Es primordial tranquilizarlo y asegurarle que con el tiempo este dolor irá disminuyendo. Debes ser tolerante en sus cambios de comportamiento y colabora en el fortalecimiento de su autoestima. Para ello los adultos deben asegurar al niño que estarán acompañándolo en todo momento manteniendo las rutinas y normas de disciplinas tanto como sea posible ya que crea una mayor sensación de seguridad.

CONTESTA SUS PREGUNTAS

Los padres no deben tener miedo a hablar de la muerte con sus hijos ya que esto los ayudará en su proceso de duelo.

Es normal que no tengas todas las respuestas a sus preguntas pero es importante que transmitas a los niños que no hay una manera correcta o incorrecta de sentir. Cuando se habla de la muerte con los niños es importante hacerlo con palabras simples y sin eufemismos para que no haya malos entendidos. Se les debe enseñar que la muerte es parte de la vida utilizando información sencilla apropiada para su edad. Si descubren que se les ha encubierto información, los niños no sólo se sentirán confundidos sino que serán incapaces de confiar en los adultos cuando requieran de su ayuda. No utilices frases como “está durmiendo”, “se ha ido”, etc.  Los niños pequeños toman estas frases de manera literal por lo que luego podrían tener miedo de ir a dormir o bien no querrán que nadie se vaya de su lado. No dudes en responder todas sus dudas ya que, luego de la ausencia de un ser querido, los niños pueden preocuparse por su propia muerte o la de otros familiares.  Los adultos deben estimular al niño para que hable sobre esta pérdida conociendo qué es lo que piensa y siente aclarando así cualquier información errónea que pueda tener.

 

INCLUYE AL NIÑO EN LAS CEREMONIAS

Si su hijo lo desea, permítale asistir a las ceremonias conmemorativas así como hágalos partícipe de su preparación.

Luego de la muerte de un ser querido, los niños pueden encontrar en esta planificación y asistencia al funeral un espacio en donde recordar a su familiar y dar un cierre a la relación que los unía. Sin embargo, no debes obligarlo a participar si no se siente cómodo en este ritual ya que podría perjudicarlo en su proceso de duelo. Antes de que el niño forme parte de esta ceremonia es necesario hablar con ellos sobre lo que podría suceder durante el desarrollo de la misma. Por ejemplo, debe explicarse que el cuerpo de su ser querido estará colocado en un ataúd pero que él no podrá ver ni oír nada de lo que allí suceda así como también debes explicarle que las personas que asistan al funeral mostrarán su tristeza a través del llanto

Recuerda que las reacciones del niño frente a la muerte de un ser querido así como la comprensión de la misma dependerá de factores sociales, personales y psicológicos de cada uno. Sin embargo, en todos los casos es primordial que los adultos acompañen a los más pequeños de la casa respetando su dolor y mostrándose abiertos a escucharlos y contenerlos cuando ellos lo deseen.

Manejodelduelo.com ofrece libros, audios, ejercicios y artículos gratuitos a los miembros de su comunidad. Apoyamos a las personas en duelo, a sus familiares, amigos y a los profesionales que los atienden.

Únete a la comunidad de Manejodelduelo.com

Trabajemos tu duelo juntos

Grupo de Apoyo para el Duelo Consciente

Inscripciones Abiertas

Recibe un cálido abrazo de nuestra parte. Estamos contigo!

Hecho con cariño y responsabilidad por Jessica, Leonardo, Ethel y Heitor junto a los colaboradores de Manejodelduelo.com

21 Comments

  1. evelia ayala 27 de septiembre de 2014 at 19:19 - Reply

    Mi niño de 4 años siempre pregunta x su abuela y no se como manejar esta situacion,ya ella tiene 7 meses de su fallecimiento y el niño no hay dia q pregunte por ella,

    • Florencia 29 de septiembre de 2014 at 05:14 - Reply

      Hola Evelia. Es importante que seas paciente con su duelo y respondas todas sus preguntas evitando frases como «Se fue a dormir» o «Está de viaje» ya que no sólo pensaría en un posible retorno de su abuela sino que además podría pensar que cualquiera de sus seres queridos que vayan a dormir o de viaje les sucederá lo mismo que a su abuela. Te recomiendo leer este artículo: La Muerte según la Edad del Niño. Cariños.

Leave A Comment

Artículos Relacionados