Cuando el hijo mayor queda a cargo de la familia – Consejos para salir adelante

hijo_mayor_a_cargo

Hacerse cargo de las cuentas, llevar a los hermanos más chicos al colegio, asumir las tareas domésticas, etc. son tan sólo algunas de las responsabilidades que asumirá el hijo mayor de la familia cuando ambos padres mueren. Parece no haber tiempo para reflexionar sobre su propio dolor en una casa que espera cada día su trabajo para seguir manteniéndose a flote. Sin duda, la muerte de ambos padres no sólo cambia absolutamente la dinámica de la casa sino que también los roles familiares serán nuevamente repartidos trayendo grandes responsabilidades para el hijo mayor que suele dejar su proceso de duelo de lado para tratar de hacer que la casa continúe siendo el hogar de amor, ternura y contención que solían tener sus pequeños hermanos cuando sus padres estaban presentes. En este artículo hablaremos sobre los nuevos roles familiares y sus consecuencias en el proceso de duelo.

¿Cómo elaborar el duelo cuando hay que asumir nuevos roles en la casa?

Luego de la muerte de ambos padres, la familia adquiere una nueva dinámica en la que los roles serán redistribuidos.

Cada vez que un miembro de la familia muere, se suele producir una reorganización de los roles para así obtener de nuevo el equilibrio que se perdió cuando el ser querido falleció. Cada persona que forma parte de la familia tendrá funciones específicas en un contexto de normas, principios y expectativas que serán propios de este sistema familiar. Lo que puede funcionar para tu familia puede ser totalmente desafortunado para otras. En el caso particular de la muerte de los padres, se origina un profundo cambio en este sistema familiar alterando todos los roles, funciones y obligaciones que a veces, podrían dejar de ser cumplidos.  Así mismo, puede que la armonía familiar en su conjunto se vea afectada y/o también la relación de sus miembros entre sí.

Adicionalmente a la reorganización de estos roles, cada miembro de la familia tiene que hacer frente al proceso de duelo en el marco de un desequilibrio del sistema familiar en el que se suele convivir con las tensiones, necesidades y penas de cada uno de sus dolientes, dando como resultado muchas veces un duelo bastante laborioso, o a veces ausente.

¿Qué sucede cuando el hijo mayor es quien lleva la mayor carga?

Entre llantos, dolor y desolación el hijo mayor de la familia será quien asuma muchos de estos roles familiares que han quedado vacíos…

Repentinamente este joven doliente se ve envuelto en una enorme cantidad de papeleos respecto a testamentos, procedimientos administrativos para asumir como nuevo tutor en el colegio de sus hermanos, asumir la responsabilidad económica de la familia, decidir qué objetos de los padres quiere conservar,  entre otros innumerables desafíos domésticos que antes solían descansar en los brazos de sus progenitores.

El niño que llevas dentro va quedando atrás para dar lugar a un joven sumergido en medio de un sinfín de roles… La partida de los padres rompe un vínculo antiguo y primigenio; no sólo una generación de nuestra familia desaparece sino que las jerarquías que solían imponer respeto y autoridad se terminan mientras que una multiplicidad de dudas se hace presente ¿Cómo podré asumir estas nuevas tareas? ¿Estaré preparado para hacerlo solo? ¿Cómo responderé a las inquietudes de mis hermanos? La muerte de los padres cambia por completo la dinámica de los demás miembros de la familia…  Algunos vacíos se rellenan y otros espacios se cierran.

A la sensación de desamparo y orfandad se le suma una gran vulnerabilidad frente a la pérdida de quienes creíamos nuestro escudo protector en las mayores adversidades de la vida. Los recuerdos sobre aquellos momentos en familia y nuestro lugar en ella se vuelven en un pasado lejano y doloroso que nada se parece a este presente quizás bastante abrumador en el que una y otra vez la responsabilidad obliga a ser personas fuertes para afrontar el futuro familiar. En este sentido, el hijo mayor de la familia suele asumir principalmente estos nuevos compromisos:

Cambio Familiar

Se trata un complejo rol en el que se incluye el de ser proveedor, protector, encargado de mantenimiento, ama de casa, entre otras funciones inherentes a ser una madre y un padre. A pesar de tener la cara y la mente de un joven que quizás recién sale de su adolescencia, la muerte repentina de ambos padres te obliga a convertirte en un adulto responsable de lo que sucede en la casa. Ahora eres “el hombre y/o la mujer” del hogar por lo que repentinamente encuentras que es a ti a quienes vendrán tus hermanos para preguntarte por sus tareas, para pedirte permiso para ir a una fiesta, quien deberá llamar al banco para observar el estado de las cuentas, etc. Con frecuencia, dejas de ser el joven que solía disfrutar de las amistades y las salidas nocturnas para convertirte en el sostén emocional que brinda seguridad y autoridad a los demás miembros de la familia.

Cambio Económico

Cuando ambos padres mueren, puede haber una gran incertidumbre económica que se puede volver un verdadero problema, ya que que el hijo mayor se ha convertido en la figura de “proveedor” que antes solía ocupar el padre o la madre. El trabajo de medio tiempo con el que solías costear la universidad ya no alcanza cuando tienes hermanos a quienes alimentar, vestir, etc. Si bien otros familiares pueden ayudarte económicamente, es frecuente que el joven doliente sienta la necesidad de buscar un nuevo trabajo con mayores horas y salario para brindarle a sus hermanos y a sí mismo la estabilidad económica que tenían cuando sus padres estaban presentes.

Cambio Escolar

Las horas que antes solías ocupar estudiando o asistiendo a las clases ahora se han convertido en un tiempo valioso destinado a una jornada laboral más extensa o bien para acompañar a tus hermanos al médico, preparar la comida, etc. Cuando los padres eran el sostén de la familia, tener un trabajo de medio tiempo mientras rendías las materias de la universidad parecía una actividad sencilla pero ¿qué sucede cuando no sólo se suman más horas de trabajo sino mayores responsabilidades domésticas? Si al momento de morir los padres, el joven doliente estaba en la universidad sin dudas su mundo universitario cambiará por completo. No sólo su rendimiento puede verse notablemente afectado tras esta pérdida sino que inclusive la responsabilidad familiar y económica frente a sus hermanos puede llevarlo a abandonar sus estudios o a suspenderlos, al menos por un tiempo, mientras su vida va adquiriendo un nuevo orden.

¿Cómo afrontar el duelo de ambos padres?

Cuando el hijo mayor se hace cargo de la familia, su duelo puede verse demorado u olvidado en medio de las nuevas responsabilidades que debe afrontar.

¿Cómo es posible afrontar la muerte de los padres en un momento en el que sólo puedes pensar en las nuevas tareas que debes asumir? El camino del duelo es un saludable proceso de sanación y transformación que debes inevitablemente realizar para readaptarte a una nueva vida sin ellos.

hijo_a_cargo2

No escondas tus emociones ni intentas evadirlas, a pesar de estar demasiado atareado para ocuparte de ti, haz el esfuerzo para hallar momentos del día en el que puedas encontrarte contigo mismo para reflexionar sobre esta pérdida, experimentar y expresar las emociones que surgen en tu corazón. A continuación, te ofrecemos algunas sugerencias para que puedas afrontar este proceso de duelo… nunca es tarde para comenzar este camino de enseñanza y resurgimiento a la vida.

 

  • TÓMATE TIEMPO.  Procura tomarte un tiempo cada día para sentarte sólo en un lugar cómodo y tranquilo de la casa en el que puedas conectarte contigo mismo, con tu dolor, con tus recuerdos e inquietudes… Tarde o temprano deberás afrontar estas emociones.  No tengas miedo de que tus otros hermanos te vean llorar, esto no es un signo de debilidad sino que les mostrarás que es saludable expresar el dolor que sientes… es normal que las lágrimas caigan luego de esta pérdida tan importante.  Es muy importante que comiences a elaborar tu proceso de duelo, que será esencial para enfrentar la vida bajo una nueva mirada más saludable y transformadora.

 

  • BUSCA AYUDA. La rutina doméstica se vuelve en un verdadero desafío cuando estamos en duelo. Pero ¿Debes hacerlo todo tú solo? La ayuda de amigos, familiares y conocidos puede ser imprescindible sobre todo durante los primeros meses en los que el dolor es realmente abrumador. No tengas vergüenza de solicitar ayudar ni de aceptar los pequeños gestos que cada ser querido tenga hacia ti y tus hermanos. Desde la elaboración de la comida hasta el pago de las cuentas… este sistema de apoyo te hará sentir que no estás solo en este nuevo desafío que debes afrontar. La vida es mucho más linda cuando nos dejamos envolver en los brazos de quienes nos aman.

 

  • TIEMPO DE OCIO. Sé que parece imposible pensar en tomarte un tiempo de ocio cuando tienes tantas tareas por hacer, pero piensa unos minutos ¿por qué no le pides a un familiar que cuide a tus hermanos y sales a tomar un café con un amigo? ¿Por qué no disfrutas unos minutos del contacto de la naturaleza en un parque? Para hacer un proceso de duelo saludable es importante hacer una adecuada oscilación entre el duelo y la vida… no es saludable estar todo el tiempo pensando en esta pérdida, así como tampoco puedes esconderte de ella. Busca pequeños momentos de distracción en los que puedas recuperar algún hobby que solías disfrutar, realizar una actividad al aire libre, reunirte con amigos, etc. Solicita la ayuda de tus seres queridos para quedarte tranquilo de que tus hermanos estarán bien durante estas horas que estarás ausente.

 

  • NÓMBRALOS. No tengas temor de nombrar a tus padres frente a tus otros hermanos, promueve en ellos la tranquilidad de que tanto tú como ellos pueden hablar de sus padres cuando así lo deseen. De esta manera, podrás quitarte una presión sobre ti mismo y tus hermanos respecto a qué cosas pueden decir o no mientras que celebrarán la vida de ambos y la importancia que han tenido para ustedes… El no nombrarlos sólo puede traer más dolor, creando la confusión de que simplemente te has olvidado de ellos. Inclusive puedes crear junto a tus hermanos, un álbum de fotos, caja de recuerdos, etc. en el que cada uno de ustedes pueda conservar los recuerdos más preciados que han compartido con sus padres. De esta manera, encontrarás una conexión espiritual que será mucho más profunda que cualquier distancia física, liberando las emociones internas que podrían haber quedado guardadas durante esta pérdida. Te recomiendo leer el artículo:  “15 maneras de no perder la conexión con quien ya partió” para obtener más ideas que te permitan recordar y homenajear a tus seres queridos.

 

  • GRUPOS DE APOYO. Permítete llorar, reír, disfrutar y enojarte… el duelo nos enfrenta a una montaña rusa de emociones que deberemos experimentar para encontrar un nuevo sentido a la vida. Sería recomendable no prolongar este duelo y vivirlo en toda su intensidad, para poco a poco ir retomando aquellos sueños que has dejado guardados en un cajón. Conversa con tus seres queridos, busca espacios para expresar lo que sientes. Sin embargo, a pesar de su buena intención, a veces los amigos o familiares no pueden realmente comprender lo que estamos atravesando, ni las profundas consecuencias emocionales, físicas y hasta espirituales que ha traído esta pérdida en nosotros. No te frustres por esto. Si sientes que no puedes soportar este dolor y/o no sabes cómo manejar esta nueva vida familiar, no dudes en solicitar ayuda profesional de un especialista en duelo o bien formar parte de algún grupo de apoyo. La ayuda de un profesional podría ayudarte enormemente a encontrar un espacio donde contar tus experiencias, miedos y desafíos sin temor a que te juzguen y aprender algunas herramientas para elaborar tu duelo de manera sana.

 

¿Has vivido la muerte de ambos padres? ¿Cómo ha cambiado tu rol en la familia? Comparte tu experiencia con otros dolientes.

 

FUENTE:
http://squalorholler.blogspot.com.ar/2013/08/things-no-one-tells-you-about-losing.html
http://www.livestrong.com/article/80290-handle-siblings-after-death-parents/
http://www.connect.legacy.com/inspire/page/show?id=1984035%3APage%3A2481

 

 

Te gustó este artículo? Compártelo

Comentarios

  1. Editora dice

    Querido Luis, deseamos que este artículo te haya sido de ayuda en tu proceso de duelo. Un fuerte cariño

¿Qué opinas?

Tus comentarios y sugerencias son bienvenidos!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.