¿Por Qué los Perros Viven Menos?

perros_viven_poco_historia

Una enseñanza difícil de olvidar…

¿Cuántas veces has llegado cansado a tu casa pero aún así salías a pasear a tu perro aunque sea algunas cuadras?. ¿Cuántas veces has estado triste sentado en el sillón y tu perro estaba a tu lado lamiéndote o haciéndote compañía en silencio?. ¿Cuántas veces te has preguntado por qué los perros viven menos?. Las mascotas forman parte de nuestra vida cotidiana… nos acompañan hasta la puerta cuando nos vamos, nos reciben con un bello festejo cuando regresamos y nos cuidan en los momentos de mayor tristeza con su cálida compañía… inclusive nos siguen a cada rincón de la casa como si supieran que necesitamos más que nunca de ese amor y esa mirada que sólo ellos pueden brindarnos. Es por eso que quiero compartir contigo esta bella historia cuyo autor es desconocido pero que sin dudas sabe muy bien de qué se trata el amor por los perros así como el dolor que implica su ausencia.

 

Esta es la historia que relata un veterinario sobre un niño que tenía un bello perro Wolfhound Irlandés, llamado Belker. La familia de esta mascota, Ron y su esposa Lisa, decidieron llamar al veterinario luego de notar que su perro de 10 años estaba enfermo. Ellos estaban muy encariñados con el perro pero aún más lo estaba su hijo Shane, de 4 años, quien había compartido su corta vida con este compañero de aventuras… Respondiendo a este llamado, el veterinario se acercó a la casa y el diagnóstico fue irremediablemente doloroso: Belker estaba muriendo de cáncer y no había ningún tratamiento médico que pudiera ayudarlo a sanar. Fue entonces que la familia tuvo que tomar la difícil decisión de proceder a la eutanasia.

 

Ron y Lisa estaban consternados pero estaban aún más preocupados por esta experiencia de pérdida que debería sufrir su hijo Shane. Sin embargo, juntos tomaron una decisión que el veterinario aceptó aunque sin dejar de mostrar su sorpresa: habían decidido que Shane observara este procedimiento. Los padres estaban seguros que, lejos de angustiarlo, esta experiencia podría dejarle una profunda enseñanza. El veterinario no tuvo otro remedio que aceptar esta propuesta y al día siguiente estaban listos para llevar a cabo la eutanasia. Era un día muy doloroso para toda la familia… inclusive el veterinario sintió un nudo en la garganta cuando toda la familia, incluido Shane, estaban alrededor de su amado perro para acompañarlo hasta el último segundo de su vida. El pequeño niño de cuatro años acariciaba tranquilamente a su amado compañero y mostraba una serenidad imposible de olvidar… no había enojo en su rostro. Mientras observaba a Shane, el veterinario no podía dejar de preguntarse a sí mismo “¿Entenderá lo que está pasando?”… lo que no sabía es que pocos minutos después este niño le brindaría una respuesta que marcaría su vida para siempre.

 

Luego de la partida de Belker, el veterinario y la familia se sentaron por unos minutos mientras hablaban de la tristeza que producía el hecho de que los animales tuvieran una vida mucho más corta que la de los seres humanos. Shane dejó hablar a sus padres… también al veterinario. Escuchó atentamente cada una de las palabras que decían hasta que finalmente decidió irrumpir en la conversación diciendo: “Yo sé por qué”. Todos quedaron sorprendidos ante las palabras que siguieron después. Sin titubear un segundo y con la firme certeza de lo que estaba diciendo, Shane aseguró: “Las personas nacen para que puedan aprender a tener una buena vida, como amar a todo el mundo, todo el tiempo y ser bueno, ¿no es cierto?… Bien, los perros ya nacen sabiendo cómo hacer eso, por lo tanto no precisan quedarse tanto tiempo”. Un silencio se apoderó de los padres de Shane y del veterinario… sorprendidos notaron que este pequeño niño les estaba dando una maravillosa lección que les hacía valorar aún más los inolvidables momentos que habían compartido con su amado perro.

 

 

FUENTE:
http://www.nuestraedad.com.mx/porquelosperros.htm

Te gustó este artículo? Compártelo

¿Qué opinas?

Tus comentarios y sugerencias son bienvenidos!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.