¿Cómo es el Proceso de Duelo Perinatal y/o Neonatal y Cómo se Afronta?

duelo_perinatal

DUELO PERINATAL, UNA MUERTE SOCIALMENTE NO RECONOCIDA

 

Desde que somos pequeños soñamos y fantaseamos con la idea de ser padres… Las mujeres solemos tener a nuestras muñecas y osos como nuestras hijas a quienes llevamos a pasear e inclusive retamos si se portan mal. Por lo tanto, la llegada de un niño a la casa siempre es recibida con alegría, ilusiones y expectativas. Decidimos su nombre… imaginamos su rostro… fantaseamos con su personalidad. Sin embargo, todos estos sueños pueden desvanecerse ante la desgarradora pérdida del embarazo. Dar a luz a un bebé sin vida, despedirse de un hijo que no se ha podido ver y sufrir en silencio un dolor no reconocido socialmente son algunos de los desafíos que deben afrontar las parejas que perdieron a su hijo por muerte perinatal. Se trata de un acontecimiento muy estresante y trágico para toda la familia por lo que los padres suelen mostrar durante los primeros días un gran sentimiento de incredulidad y shock como un mecanismo de dosificación del dolor que permite hacer frente al impacto abrumador de la muerte de su hijo.

 

En este artículo hablaremos sobre la muerte perinatal, el proceso de duelo que origina así como el modo de afrontar esta pérdida cuando sentimos que nos falta el reconocimiento adecuado de nuestro dolor.

 

¿QUÉ ES EL PROCESO DE DUELO PERINATAL?

 proceso_duelo_perinatal

Cuando los padres reciben la triste noticia de la pérdida de su bebé comienzan a realizar un proceso de duelo.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la muerte perinatal es la muerte del bebé durante el período que comprende el embarazo a partir de la semana 22 de gestación hasta los siete días posteriores a su nacimiento. Esta misma entidad internacional asegura que, sólo durante el 2009, la mortalidad perinatal causó 2,6 millones de muertes fetales a nivel mundial. Nada más ni nada menos que aproximadamente 8.200 muertes al día. A pesar de estas abrumadoras cifras, se trata de un duelo pocas veces reconocido por la sociedad, amigos y familiares. El doliente suele sentir una profunda soledad frente a un escenario de contención que no sabe qué decir ni cómo actuar luego de esta pérdida.

Sientes que tu pena no es validada ni permitida por los demás.

Sin embargo, no importa el tiempo que hayas estado embarazada… la duración del embarazo no se correlaciona directamente con la profundidad del dolor experimentado por lo que esta muerte desencadenará en la pareja un proceso de duelo en donde experimentarán emociones y reacciones intensas. Los días, semanas e incluso meses después de una pérdida pueden ser profundamente dolorosos. En este sentido, hay algunos factores que pueden intensificar este dolor como, por ejemplo, el tiempo que se ha demorado en concebir el bebé, la edad de la mujer que tiene con el paso de los años una mayor presión biológica, la pérdida de embarazos múltiples y los sentimientos de apego a medida que progresa el embarazo, entre otros.

Por lo tanto, al igual que cuando se sufre la pérdida de un familiar o un amigo, este duelo estará caracterizado por diversas fases que comprenden una mezcla de emociones como tristeza, culpa, ira, confusión, sentimientos de traición, negación, añoranza, vergüenza, entre otros. Al recibir la noticia, los padres ingresarán en una Fase de Negación expresada bajo la frase “esto no me puede estar pasando”. Esta incredulidad y entumecimiento es un mecanismo de nuestra mente para digerir en pequeñas dosis una realidad que se muestra abrumadora.

 

Después de pasar esta primera etapa de shock, se atraviesa una Etapa de Ira donde las madres pueden expresar sentimientos de culpa ya que se preguntan a sí mismas si ellas han causado esta pérdida debido a su comportamiento durante el embarazo. Dirigen su enojo hacia ellos mismos, los médicos que no pudieron evitarlo o inclusive hacia Dios por permitir que esto suceda. También es posible sentir envidia frente a otras parejas que están esperando un niño o que han sido padres recientemente.

 

Sin embargo, este enojo irá cediendo poco a poco frente a una Etapa de Negociación en la que suele surgir la idea de “¿Qué hubiera sucedido si…?”. Los padres que reciben esta terrible noticia sentirán una gran confusión preguntándose una y otra vez qué podrían haber hecho para evitarlo mientras intentan negociar su salida del dolor con Dios o con cualquier otro Poder Superior… negociamos nuestra salida de la herida mientras pensamos en lo maravillosa que sería la vida si nuestro niño estuviera con nosotros. Se trata de una etapa muy breve en este proceso de duelo perinatal ya es que seguida por la Etapa de Depresión.

 

Al reconocer la inevitabilidad de esta pérdida y de los proyectos que tenía consigo, los padres sentirán sentimientos de tristeza, desgano, trastornos de apetito y de sueño e inclusive experimentarán una profunda ansiedad debido a que comienzan a dudar respecto a las posibilidades de quedar embarazada nuevamente, si hay factores físicos personales que amenazan un posible nacimiento o bien si la pérdida sucederá otra vez.

 

Por último, atravesamos una Etapa de Aceptación en donde llegamos a un acuerdo con esta pérdida permitiéndonos una oportunidad de vivir a pesar de la ausencia del ser querido. La rutina cotidiana poco a poco toma más protagonismo mientras que lentamente renovamos nuestras esperanzas en la llegada de un nuevo niño a la familia. No olvides que estas emociones así como la intensidad del duelo dependerán de tu personalidad, de la existencia de muertes anteriores no resueltas y de las habilidades personales que tengas para afrontar la frustración de esta pérdida.

No se trata de un camino lineal ni absoluto por lo que cada uno irá trazando su propio camino de curación.

Si quieres conocer más sobre las etapas del proceso de duelo te recomiendo leer “Etapas del Duelo según Elisabeth Kübler-Ross”.

 

EN MI DUELO PERINATAL TENGO DERECHO A…

 muerte_perinatal_duelo

Cada doliente tendrá derecho a tomar las decisiones más adecuadas para él o ella durante este proceso de curación.

 

La pérdida de un embarazo o la muerte de un bebé recién nacido suele ser un duelo minimizado por amigos, familiares y/o compañeros de trabajo. Desean que de un día para el otro estemos como si nada hubiera sucedido… sé que es difícil pero no te enfades con ellos. Es absolutamente normal que no queramos ver angustiadas a las personas que más amamos. Sin embargo, esto no implica que debas hacer caso a lo que ellos bienintencionadamente te dicen.

 

Tu bebé, aunque a veces parezca invisible para los demás, siempre vivirá en tu corazón por lo que las parejas que están atravesando este duelo tienen derecho a sentir este dolor plenamente, a conocer las implicancias médicas de esta muerte ante un futuro embarazo y a tomar las decisiones más adecuadas para ellos en la elaboración de este duelo.

No importa si el embarazo ha sido de semanas, meses o inclusive el bebé haya fallecido pocas horas después de nacer… Solemos fantasear con ser padres desde que somos pequeños por lo que las parejas atraviesan una fuerte sensación de vacío y soledad frente a estos sueños que se desvanecieron tan inesperadamente. Se trata de una pérdida traumática que no sólo implica el doloroso fallecimiento de nuestro bebé sino que también jaquea nuestro sentido de mujer, nuestras esperanzas e historia reproductiva. Por lo tanto, en tu duelo perinatal tienes derecho a…

  • Tengo derecho a conocer las causas médicas de esta pérdida, cuáles son sus consecuencias en el futuro ante posibles nuevos embarazos y obtener respuesta a todas mis inquietudes.
  • Tengo derecho a nombrar a mi bebé frente a otros amigos, familiares, compañeros de trabajo y/o pareja. Elaborar el duelo no significa olvidar a quien ha fallecido.
  • Tengo derecho a llorar plenamente por esta pérdida sin apresurarme ni establecer plazos aunque procuro hacer todo lo necesario para cada día sentirme un poco mejor.
  • Tengo derecho a cuidar mi salud física y emocional buscando ayuda profesional cuando sienta que sólo no puedo afrontar el dolor de esta pérdida.
  • Tengo derecho a decidir cuándo y qué hacer con la ropa del bebé que me han regalado y/o he comprado.
  • Tengo derecho a sonreír sin que esto implique que estoy deshonrando la memoria de mi bebé… la risa es sanadora por lo que no sientas culpa de experimentar algunas dosis de alegría.
  • Tengo derecho a recordar a mi bebé en aniversarios especiales haciendo ceremonias significativas que me permitan honrar su memoria como, por ejemplo, plantar un árbol o hacer una donación a una organización sin fines de lucro.

 

¿CÓMO AFRONTAR EL PROCESO DE DUELO PERINATAL?

 perinatal_duelo

La muerte perinatal suele ser una pérdida relativizada por la sociedad bajo la falsa idea de que “son jóvenes y pronto podrán tener otro hijo”.

 

“Ya vendrá otro bebé”… “Eres joven, pronto quedarás embarazada nuevamente”… Expresiones como estas no sólo no sirven de consuelo sino que profundizarán aún más el dolor al intentar restarle importancia a los sentimientos por el bebé perdido. La familia así como los amigos serán una red de apoyo fundamental en momentos de tanto dolor por lo que no debes tener miedo de pedir ayuda o hablar sobre tus sentimientos para que ellos perciban la tristeza que los aqueja. Sin embargo, suele ser una tarea difícil ya que los seres queridos muchas veces no comprenden la intensidad física y emocional de este duelo que resulta por momentos agotador.

Para la recuperación emocional y psicológica, los padres requieren de un espacio donde validar su pérdida y expresar sus sentimientos sin que sean negados o minimizados y deberán asumir algunas tareas de duelo ineludibles para avanzar en su camino de curación.

 

 

A continuación te mencionamos las más importantes de estas tareas:

 

  1. RECONOCE LA PÉRDIDA. Si bien es usual atravesar una primera etapa de incredulidad y shock como mecanismo de dosificación frente a una pérdida que se muestra abrumadora es importante poder superar esta fase inicial para comenzar a elaborar el proceso de duelo. Para ello es indispensable que ambos padres reconozcan la muerte del bebé así como las esperanzas y sueños perdidos. Los padres necesitarán darle un nombre al hijo que no nació, asumirlo en su vida y llorarlo para así darle una despedida.
  2. RESPETA TU DUELO. Es frecuente que la sociedad no reconozca tu duelo o lo minimice… escucharás frases como “Ya vendrá otro niño” o bien “Aún eres joven para quedar embarazada”. Sin embargo, el dolor que sientes es real y absolutamente desgarrador sin importar cuántas veces te digan estas palabras. Por lo tanto, no te juzgues a ti mismo. Respeta y reconoce tu dolor. La pérdida de este embarazo siempre tendrá un lugar en tu corazón por lo que está bien sentirse triste en el aniversario que ha fallecido tu bebé o que se ha producido el aborto involuntario. Tienes derecho a llorar todo lo que necesites y a sentir plenamente las emociones de este duelo para así finalmente sanar y salir adelante.
  3. RESPETA A TU PAREJA. La pérdida de un hijo produce inevitablemente un impacto en la pareja. Las mujeres suelen pensar que el esposo no sufre esta muerte porque no expresa su tristeza públicamente mientras que los hombres suelen pensar que las mujeres son demasiado “emocionales” dejando de lado el apoyo que ellos les brindan. No juzgues a tu pareja. A pesar de que suelen mostrar su dolor de un modo diferente, recuerda que los hombres también están de duelo por lo que necesitan de tu apoyo y comprensión. Habla honestamente con tu pareja sobre cómo te está afectando esta pérdida. Recuerda que el proceso de duelo es absolutamente personal como lo será también su tiempo de duración y formas de expresión. Para conocer más sobre las diferencias de género respecto a la elaboración del duelo te recomiendo leer “Aborto natural, hombres y mujeres enfrentan distinto el duelo”.
  4. HABLA CON TUS OTROS HIJOS.  En caso que tengas otros hijos, es muy importante hablar con ellos sobre esta pérdida.  Ten en cuenta la edad de ellos y explícales con cariño lo que ha sucedido con el bebé.  Sé paciente y responde a todas las preguntas que puedan surgir, sin esconder tus sentimientos.  Para más información sobre cómo hablar con tu hijo(s) sobre la pérdida de su hermanito, te recomiendo la lectura de este artículo: ¿Debo Hablar con mi Hijo sobre la Pérdida de mi Embarazo?
  5. BUSCA CONTENCIÓN. Busca amigos o familiares con quienes expresar el dolor que sientes por la pérdida del embarazo o de tu niño recién nacido. Compartir lo que te ha sucedido te permitirá sentirte menos solo ayudándote a sanar. Si sientes que en ellos no encuentras la contención adecuada, sólo debes mirar un poco a tu alrededor para encontrar otras herramientas de ayuda. Si eres religioso, conversa sobre esta etapa emocional que atraviesas con el pastor, sacerdote, rabino o líder espiritual de tu ciudad. También puedes compartir tus sentimientos a través de un grupo de apoyo con otros padres y/o madres que experimentaron un aborto involuntario. Allí los padres en duelo no sólo podrán contar su historia personal sino también encontrar un espacio donde expresar sus emociones, miedos y dudas sin sentirse juzgados. Para conocer más sobre estos grupos no dejes de leer “Beneficios de los Grupos de Apoyo para el Duelo”.
  6. AYUDA PROFESIONAL. A veces es posible que sientas que no encuentras el modo de elaborar este duelo perinatal. Nada de lo que te dicen tus amigos, pareja o familiares parece ayudarte mientras te sumerges en una profunda angustia y soledad. Otras veces es posible que sientas que esta red de contención no puede comprender la profundidad de tu pena En cualquiera de los casos, acudir a un profesional especialista en duelo puede ayudarte a elaborar el dolor de esta pérdida así como las expectativas y sueños que se han ido con esta muerte. Aquí encontrarás no sólo un espacio para la validación de tu duelo y de las emociones que sientes sino también un espacio donde adquirir y desarrollar habilidades para afrontar este proceso saludablemente. Para conocer más sobre los beneficios de esta ayuda profesional no dejes de leer “¿La terapia nos ayuda en la elaboración del duelo?”.

La muerte perinatal es una de las pérdidas más devastadoras que cualquier padre podría experimentar. Si bien esta ausencia convivirá contigo a lo largo de tu vida, es importante que transites el camino del duelo para así reconocer tu dolor y aprender a convivir con esta ausencia que dejará por siempre su marca en el corazón.

 

¿Cómo estás elaborando la pérdida de tu embarazo o niño recién nacido? Coméntanos.

FUENTES:
http://www.whattoexpect.com/pregnancy/after-miscarriage/
http://americanpregnancy.org/pregnancy-loss/miscarriage-surviving-emotionally/
http://www.shadygrovefertility.com/pregnancy-loss-healing-invisible-loss

Te gustó este artículo? Compártelo

Comentarios

  1. Raquel Rubí Sanchez dice

    Buenas tardes , soy estudiante del ITSON obregon , me gustaría utilizar su articulo , pero si pudiera darme el nombre de la publicación seria muy amable de su parte. Ya que se me hace un interesante contenido

  2. mariavictoria Bustinza dice

    yo perdi hace poco a mi bebe de 8 meses…lo mas horrible que me paso en la vida!!!! y esto me ha ayudado mucho. muy lindo gracias!!!

  3. florencia dice

    Gracias a ti Dayana por permitirnos acompañarte en este proceso. Si estás inscripta en nuestro boletín gratuito seguirás recibiendo información actualizada. Haz click en este link si aún no te has suscrito. Cariños

  4. Dayana Carpio dice

    Gracias por enviar estos valiosos articulos .Quisiera seguir recibiendo mas informacion

¿Qué opinas?

Tus comentarios y sugerencias son bienvenidos!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.