El Mito de Mantenerse Ocupado Durante el Duelo

mantenerse_ocupado_duelo

Los mitos en torno al proceso de duelo pueden ser especialmente perjudiciales para elaborar esta ausencia, seguir adelante y buscar esa ansiada felicidad. Mantenerse ocupado como la clave para superar el dolor es uno de los más conocidos y tentadores mitos que giran vinculados al proceso de duelo. Si bien parece muy sencillo llenarnos de actividades para no darle lugar a nuestras emociones, este “atajo” no es sino un factor que sólo prolongará el duelo afectando inevitablemente nuestra salud física y emocional ¿Quién podría tener tantas energías para estar todo el día haciendo cosas luego de la pérdida de un ser querido? ¿Cómo es posible bloquear todas las emociones sin que sus consecuencias estallen en nuestro cuerpo? Mantenerte ocupado hará que sea más difícil poder tratar con nuestros sentimientos… terminamos cansados y débiles aumentando los hábitos nocivos que no son sino expresión de una abrumadora “avalancha” de emociones. Es por eso que en este artículo queremos derribar este mito ¡No dejes de leerlo!

“MANTENTE OCUPADO MIENTRAS EL TIEMPO CURA LAS HERIDAS…”

Mantenerte constantemente ocupado no es sino una manera de distraerte de tu dolor.

Cuando experimentas el dolor por la pérdida de un ser querido, la angustia resulta abrumadora… pareciera que nada de lo que hagas o pienses podría hacerte sentir mejor entonces mantenerte ocupado pareciera ser esa solución “mágica” tan esperada. Intentamos enterrar el dolor debajo de cada actividad que hacemos para que simplemente nuestros días pasen y el tiempo solo cure todas las heridas. A veces son nuestros amigos o familiares quienes bien intencionadamente alimentan este mito entonces, en pos de vernos mejor, rápidamente nos dicen “búscate algo para hacer… no puedes estar todo el día llorando”… otras veces somos nosotros mismos quienes, al no poder soportar este dolor tan profundo, buscamos acumular actividades para así “distraernos” de la abrumadora realidad que nos sofoca. Pasar más horas en el trabajo, dedicar más tiempo a las actividades vinculadas a la profesión, gastar horas haciendo actividad física… todas parecen buenas excusas para después llegar agotado a casa y simplemente no pensar en nada mientras te dices a ti mismo “he podido superar otro día sin él o ella”. Sin embargo, el tiempo solo no cura las heridas… tu corazón sigue destrozado por esta pérdida sin importar cuántas tareas acumules en tu agenda.

La muerte lo cambia todo para las personas en duelo…. Aquella rutina que te era absolutamente familiar y cotidiana ahora se encuentra totalmente al revés. Por lo tanto, deberás adaptarte a una amplia gama de emociones mientras que tu mundo ha quedado completamente desestabilizado. Mantenerte ocupado con miles de actividades cuando estás experimentando una diversidad de cambios profundos en tu vida no es para nada aconsejable. Menos aún cuando, luego de esta pérdida, nos resulta muy difícil concentrarnos en cualquier tarea que tengamos que hacer. Por consecuencia, este falso mito puede volverse peligro ya que tenemos mayores posibilidades de cometer errores físicos o intelectuales pero ¿por qué todos quieren verte ocupado? Este deseo de verte envuelto en una vorágine de actividades se basa en la falsa esperanza de que, a través de esta agitación, vas a evitar o a superar el dolor de la pérdida. Crea una ilusión de aparente bienestar y te distrae de los sentimientos vinculados a la relación que tenías con la persona que murió pero no resuelve las heridas emocionales que esta ausencia ha dejado en tu corazón. Por lo tanto, puede decepcionarte si ésta es tu estrategia de afrontamiento… el dolor permanece sin importar cuánto hagas para distraerte.

Mantenerte ocupado no es sinónimo de cuidado sino de riesgo a prolongar un duelo en el tiempo… las horas no hacen más que pasar si es que no hacemos algo constructivo con ellas. Cada avance en este proceso de duelo requiere de tu paciencia y compromiso frente a una montaña rusa de emociones que te lleva hacia caminos nunca antes explorados… algunos especialmente densos. Cuando te permites reconocer y expresar lo que sientes, comienzas lentamente a sanar estas heridas emocionales encontrando una estrategia de afrontamiento saludable que te ayudará a alcanzar el tan ansiado bienestar físico y emocional perdido.

¿CÓMO DERRIBAR EL MITO DE “MANTENERSE OCUPADO”?

Para realmente cuidar de nuestra salud física y emocional debemos permitirnos expresar nuestras emociones.

mantenerse_ocupado_duelo2

Como te decía anteriormente, mantenerte ocupado no es una estrategia de afrontamiento saludable. En un momento de tanto dolor, confusión emocional y desgano, es imprescindible que cuides de ti mismo brindándote permiso para identificar, elaborar y expresar tus emociones sin temor a abrazar este dolor para que poco a poco puedas dejarlo ir. En este sentido, el reconocido teórico en duelo William Worden asegura que hay cuatro tareas que son ineludibles al momento de elaborar la pérdida de un ser querido: aceptar la muerte, trabajar a través del dolor, adaptarse a una nueva realidad sin este ser querido y seguir adelante con nuestra vida manteniendo a nuestro familiar en un lugar de nuestra memoria. Para ello simplemente el “mantenerse ocupado” en otras cosas no parece una buena opción, estas tareas requieren de tu participación activa para así desandar el proceso de duelo de manera tal que puedas construir una renovada confianza en ti mismo. En este sentido, te propongo que te mantengas “ocupado” haciendo las siguientes tareas:

  • DATE TIEMPO. No te juzgues a ti mismo diciéndote que ya es tiempo de estar mejor ni permitas que los demás apresuren tu duelo. Muchas veces nosotros somos nuestros peores enemigos. Solo basta ver que una lágrima caiga en nuestro rostro para inmediatamente decir ¡Basta de llorar, debes estar bien! No importa cuántas veces te digan que simplemente debes seguir adelante, recuerda que está bien enojarte, gritar o llorar así como también está bien encontrar momentos de alegría. Para conocer más sobre qué factores intervienen en la duración del proceso de duelo haz clic en este enlace: Duración del Proceso de Duelo.
  • ENFRENTA TUS EMOCIONES. Afronta las emociones que surgen como una respuesta natural a la pérdida de tu ser querido ¡No las evadas! No importa cuánto esfuerzo hagas por intentar esconderlas, tarde o temprano estas emociones se manifestarán por lo que sólo estarás prolongando el proceso de duelo. Recuerda que cuando un duelo no es resuelto adecuadamente puede perjudicar tu salud física y emocional convirtiéndose el cuerpo en un medio de expresión de estos sentimientos que no fueron debidamente canalizados. La depresión, la ansiedad, los problemas cardiovasculares así como el consumo abusivo de alcohol son tan sólo algunas de sus posibles consecuencias. Para conocer más sobre el proceso de duelo no resuelto no dejes de ver este video: “Cómo Reconocer el Duelo No Elaborado o Patológico”.
  • EXPRESA TUS EMOCIONES. No tengas vergüenza ni temor de expresar tus emociones con absoluta libertad. Llora, enójate, ríe, arrepiéntete… siente en plenitud todos los sentimientos que esta pérdida te trae. Llama a un amigo, acude a un grupo de apoyo o solicita la ayuda de un profesional especialista en duelo si sientes que no puedes lidiar solo con estas emociones o temes causarle mayor dolor a tu familia. Si no deseas hablarlo con nadie, puedes utilizar otros medios de expresión como la escritura o el arte en donde puedes dar rienda suelta a tus estados emocionales más íntimos.
  • CUÍDATE. No puedes estar todo el día centrado solamente en el dolor que provoca esta ausencia. Procura tomar pequeños respiros en donde puedas disfrutar de una salida con amigos, hacer un hobby que te guste o simplemente sentarte a escuchar música. Cuida tu salud física mediante una alimentación saludable, procura tener horas de sueño reparadoras y realiza ejercicios físicos que te permitan renovar tus energías. Esto no significa que debas estar todo el día ocupado haciendo gimnasia o durmiendo una siesta, recuerda que todos los extremos son igualmente de dañinos.

Es difícil querer sentirnos mejor o cambiar esta realidad abrumadora cuando sólo estamos corriendo de un lado a otro para así escondernos del dolor que esta ausencia nos provoca. Distraerte de esta angustia no sólo afecta ineludiblemente a tu salud sino que también puede hacerte creer que no tienes la capacidad suficiente para hacer frente a esta pérdida pero ¡no te dejes engañar! En tu interior están las herramientas necesarias para afrontar de manera saludable este duelo… Sé que es difícil pero vale la pena desandar este camino de curación.
¿Has acumulado actividades durante el proceso de duelo? ¿Qué consecuencias te ha traído este mecanismo de afrontamiento? Comparte tu experiencia con otros dolientes.

 

FUENTES:
http://www.namiut.org/families-caregivers/suicide-survivors/item/91-keeping-busy-exhausting-and-not-emotionally-helpful
http://www.glynissherwood.com/blog/myths-of-grief-recovery-7-%E2%80%93-keep-busy
http://www.whatsyourgrief.com/self-care-and-keeping-busy/

Te gustó este artículo? Compártelo

¿Qué opinas?

Tus comentarios y sugerencias son bienvenidos!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.