El duelo es la respuesta humana normal a una pérdida… a través de este proceso podemos adaptarnos a una nueva vida en donde no estará presente físicamente nuestro ser querido. Sin embargo, la muerte repentina encierra en su duelo un desafío adicional: su carácter imprevisible nos hace sentir que estamos viviendo en una irrealidad mientras que ni siquiera tuvimos tiempo para decirle adiós o para expresarle nuestro último “te quiero”, en muchos casos debido a las medidas restrictivas de la pandemia que estamos viviendo.  Entonces surgen frases tales como “No puede ser, él estaba trabajando”… “¡Es imposible! Yo hablé con ella hace unos minutos”.

 

Por otro lado, la muerte repentina suele involucrar situaciones de gran violencia como, por ejemplo, los accidentes de tránsito, un asesinato o un suicidio lo que puede hacer aún más difícil la capacidad de hacer frente a esta pérdida. Irremediablemente, de un minuto a otro la vida cambia para siempre y no hemos tenido tiempo para prepararnos y asimilar esta futura despedida… Es por eso que en este artículo queremos hablarte sobre este duelo tan especial así como de la importancia de elaborar esta ausencia para así paso a paso reconstruir una nueva relación significativa con tu ser querido fallecido.

 

¿QUÉ ES LA MUERTE REPENTINA?

La muerte repentina se distingue por su carácter imprevisible.

La muerte repentina o inesperada de un ser querido sucede cuando la persona fallece imprevistamente por un accidente, desastre natural, ataque al corazón, suicidio o asesinato. En estos casos, los sentimientos de angustia, culpa y enojo suelen ser más intensos que los producidos por la muerte de un familiar luego de una prolongada enfermedad pero ¿por qué? En este tipo de pérdida hay un sentido adicional de pesar. No tuviste tiempo de despedirte… no tuviste esos últimos minutos para brindarle un último abrazo ni para decirle algo que estaba pendiente por lo que suele causar reacciones profundas como, por ejemplo, el trastorno de estrés postraumático.

El 2020 y lo que va del 2021 ha sido contrastante comparado a los años anteriores. Son tiempos extraños. Cuando un ser querido fallece por Covid-19 la mayoría de familias no alcanzan a decirle adiós o a darle el último abrazo, ni pueden estar a su lado en sus últimos minutos. A esto le sumamos la imposibilidad de tener un sepelio como los de antes. Esto no solía ser así, nos decimos con frustración. 

 

En este sentido, las familias y los amigos se ven obligados a enfrentar la pérdida del ser querido de forma instantánea y sin previo aviso generando respuestas intensas como el shock profundo, la culpa por asuntos pendientes, la desesperación, el enojo, la depresión intensa y la desesperanza frente a un mundo que no se muestra seguro. También los síntomas físicos son comunes como, por ejemplo, problemas para dormir, fatiga, cambios en el apetito e incluso afecciones cardíacas. No olvides que el duelo es un proceso cíclico por lo que todos estos síntomas pueden aparecer y desaparecer a lo largo del tiempo.

 

Las pérdidas repentinas ponen en jaque nuestro sentido de la vida así como nuestro sistema de creencias y valores.

 

Por lo tanto, el estrés inesperado al que es sometido el doliente es realmente profundo…  Aquellos planes, preocupaciones y proyectos que parecían ineludiblemente importantes la semana anterior a esta pérdida, ahora surgen como trivialidades en las que ni siquiera malgastamos un minuto de nuestro tiempo. Inevitablemente los supervivientes se ven obligados a reordenar las prioridades de su vida intentando poco a poco encontrarle un nuevo sentido a su presente. De este modo, los factores que afectan a la naturaleza de una muerte inesperada son los siguientes:

 

  • Evitabilidad. Cuando se trata de una muerte absolutamente evitable como, por ejemplo, un asesinato, los familiares comienzan a entretejer en su mente una multiplicidad de hipótesis que responderían a la pregunta “Qué hubiera sucedido si…”. Sienten una profunda culpa, impotencia y enojo por no haber sido capaz de protegerlo.
  • Causas Naturales Vs. Humanas. Las pérdidas naturales como, por ejemplo, un infarto suelen dirigir la ira contra el ser querido fallecido porque no cuidó su salud, contra el médico por no haberlo detectado a tiempo o bien contra Dios por la injusticia que ha cometido. En el caso de las pérdidas causadas por el hombre, se trata de acciones hostiles de un individuo particular por lo que el enojo suele centrarse en la persona responsable de esta muerte.
  • Inesperabilidad. Si bien la muerte causada por un infarto es inesperable, es posible que los familiares no se sientan absolutamente sorprendidos debido a que, por ejemplo, ya tenía antecedentes cardíacos pero no cuidaba su salud ni tomaba los medicamentos como se lo pedía el médico. En el caso de accidentes o actos violentos en donde no hay ningún tipo de advertencia (ni siquiera la más mínima), el shock del sobreviviente es mucho más profundo.
  • Sufrimiento. ¿Murió luego de una agonía o su muerte fue instantánea? Los dolientes se suelen imaginar cómo han sido los últimos minutos de vida de su ser querido así como los pensamientos que han tenido antes de fallecer. En este caso, los familiares se centran de manera obsesiva en si el fallecido sufrió dolor o si sintió ansiedad antes de morir.

 

No hay dudas, el doliente sufre un fuerte impacto en la estabilidad de un mundo que creía seguro… ha perdido toda certeza así como toda confianza en un mundo que se ha alterado bruscamente. En estos casos, los familiares deberán reorganizarse en una amplia variedad de ámbitos ya sea definiendo las responsabilidades dentro de la familia, adaptándose al cambio financiero, resolver negocios no finalizados por la persona fallecida (deudas económicas, asuntos legales relacionados con el trabajo, conflictos jurídicos), etc. ya que, junto con la pérdida primaria del ser querido, los familiares pueden experimentar múltiples pérdidas secundarias (de ingresos, de su condición social, del hogar, etc.) produciendo inclusive tensiones dentro del mismo círculo familiar.

 

Además destruye por completo el sentido del orden por lo que es usual experimentar una mayor sensación de vulnerabilidad y ansiedad frente a un mundo que se muestra amenazante para nosotros mismos, nuestra familia y amigos. Nada ni nadie nos asegura que no se produzca otro acto violento que arrebate la vida de un ser amado una vez más… Este proceso de duelo puede resultar especialmente complejo en los siguientes casos:

  • Muerte causada por suicidio. Se trata de una pérdida especialmente compleja marcada por la culpa, el enojo y la vergüenza. “¿Cómo no me di cuenta?” “¿Cómo no pude evitarlo?” “¿Por qué me hizo esto?” o “¿Cómo hablar de ello con otras personas?” son tan sólo algunas de las preguntas frecuentes en este tipo de pérdida estigmatizada socialmente.
  • Muerte causada por un acto violento como, por ejemplo, un asesinato. Por lo tanto, no sólo los familiares se quedarán con la dolorosa sensación de que podría haberse evitado sino que además en estas muertes suele haber un proceso judicial que intermedia teniendo que lidiar con la policía, los investigadores y abogados. Por lo tanto, el duelo puede dificultarse si el asesino de su ser querido no es ser atrapado o queda impune.
  • Muerte sin el cuerpo. Ya sea porque no se ha hallado el cuerpo del familiar o porque no pueden verlo debido a sus condiciones físicas, la familia puede sentirse incapaz de aceptar esta pérdida e inclusive puede seguir esperando su regreso.

 

Tratar de dar sentido a esta muerte repentina puede ser realmente difícil para los familiares sobrevivientes haciendo que la pregunta surja inevitablemente “¿Por qué me sucedió esto?” “¿Qué hubiera sucedido si…?”, “Sin tan solo pudiera…”. Sin embargo, muchas veces puede ser difícil, si no imposible, encontrar una respuesta… no hay una contestación que repare esta dolorosa ausencia haciendo que este cuestionamiento se vuelva contraproducente para el proceso de curación.

¿Cómo recoger los pedazos y construir una nueva vida significativa?

En este duelo habrá posiblemente muchas preguntas sin contestar. Sin embargo, hay una sola de todas ellas que el doliente podrá responder “¿Cómo recoger los pedazos y construir una nueva vida significativa?”. En el próximo apartado te ayudamos a afrontar este proceso de duelo.

 

¿CÓMO AFRONTAR EL DUELO POR UNA MUERTE REPENTINA?

Expresar el dolor de esta pérdida y pedir ayuda serán claves para afrontar este proceso de duelo.

Luego de una muerte tan imprevisible ¿es posible afrontar el camino del duelo para construir un nuevo vínculo con el ser querido fallecido? Por supuesto que sí. La muerte repentina deja tras de sí sobrevivientes aturdidos y vulnerables por lo cual es importante atravesar este camino emocional respetando tus sentimientos y tus tiempos. Recuerda que todos tenemos la oportunidad de seguir mirando hacia adelante sin por ello olvidar a la persona fallecida. A continuación te sugiero algunos útiles consejos para afrontar este proceso de duelo:

 

  1. CONVERSA. La profundidad de tus sentimientos te puede hacer sentir una sensación de que te estás volviendo “loco”. Sin embargo, sólo expresando estas emociones podrás ir avanzando poco a poco en este camino de duelo. En la oscuridad de la desesperación, es posible que sientas que nadie te comprende o bien no deseas que otros te vean angustiado aislándote poco a poco para ocultar este dolor. Si no te ocupas de la pena, puedes manifestar esta evasión mediante síntomas físicos por lo que procura encontrar amigos o familiares con quienes hablar libremente sobre cómo te sientes. No te aísles ni trates de ocultar este duelo con medicación, drogas y/o alcohol ya que sólo estarás prolongando este proceso. Si un amigo o familiar está atravesando un proceso de duelo te sugiero leer el artículo “¿Cómo acompañar al doliente en cada etapa del duelo?
  2.  AYUDA PRÁCTICA. El proceso de duelo consume gran parte de nuestras energías diarias. Nuestra mente, cuerpo y espíritu están intentando comprender esta muerte que repentinamente ha cambiado nuestra vida. Haz sólo lo necesario y deja otras cosas para más tarde. No tengas vergüenza de pedir ayuda de quienes te rodean para afrontar la rutina cotidiana. Sobre todo durante las primeras semanas, cualquier tarea doméstica por más sencilla que sea se puede convertir en un tedioso desafío por lo que deja que tus amigos y familiares te brinden su ayuda y te alivien de algunas tareas como, por ejemplo, ir a buscar a los niños al colegio, hacer la comida, pagar las cuentas, etc.
  3.  EXPRESA. Si sientes que no encuentras en tus amigos un espacio de contención o bien hay temas que no deseas hablar con ellos en este momento, busca otros recursos que te permitan expresar lo que sientes. Por ejemplo, si te han quedado asuntos pendientes para hablar con tu ser querido puedes escribirle una carta directamente hablándole a él perdonándote y perdonándolo con absoluta sinceridad por los tiempos pasados. También puedes recurrir al arte que es una herramienta terapéutica fantástica para desandar en los sentimientos más íntimos que ha producido esta partida. Puedes pintar, escribir tus pensamientos en un anotador diario, hacer collages o bien explorar tus emociones a través de los mandalas.
  4.  SALUD. Procura cuidar tu salud física y emocional durante el proceso de duelo. Visita a tu médico con regularidad e infórmalo sobre el proceso de duelo que estás atravesando. Como doliente, estás tratando con un evento sumamente angustiante por lo que se trata de un camino con un fuerte estrés físico y emocional. Procura mantener una dieta equilibrada y saludable así como dormir de 7 a 8 horas diarias. Asi mismo, te recomendamos este ejercicio de Ken Wilber: «Transcender la Dualidad». Aunque a veces sea difícil, realiza actividad física al aire libre. Sal a caminar o a andar en bicicleta solo o con la compañía de un ser querido. De esta manera, ayudarás a aliviar la tensión física y emocional propia del duelo. Te invitamos a leer nuestro artículo “El cuidado personal durante el duelo
  5. RE- SIGNIFICA. Es primordial brindar un significado a esta pérdida con el fin de seguir adelante. Sin embargo, esto no implica que debas apresurarte en tu duelo ni que olvidarás a tu ser querido fallecido. Se trata de ponerse de acuerdo con tu dolor sabiendo que una parte de ti siempre permanecerá conectado a esa persona. Este camino emocional es un proceso individual que cada persona lo vivenciará de manera distinta sin que los tiempos sean determinados por tus familiares por lo que tómate tiempo para reflexionar sobre el nuevo mundo que deberás enfrentar así como los nuevos caminos que tomarás. Por ejemplo, es usual que muchos dolientes se dediquen a actividades solidarias, participen en ONGs o ayuden en la recaudación de fondos para promover información vinculada a la causa que ha originado la muerte de su ser querido. Te sugiero leer nuestro artículo “¿Cómo elaborar positivamente la pérdida?. También te recomendamos escuchar esta fábula llamada: «La Mujer de Barro»
  6.  APOYO PROFESIONAL. Cuando sientes que no puedes afrontar este duelo solo, abusas del alcohol y/o drogas y lo único que haces es pensar en la persona fallecida, no dudes en buscar el apoyo profesional necesario. Puedes acudir a grupos de apoyo gratuitos ofrecidos por entidades de salud, religiosas o civiles en donde podrás encontrar un espacio para expresar libremente tus emociones junto a otras personas que atravesaron una pérdida similar a la tuya. También puedes acudir a un psicólogo especialista en duelo para adquirir herramientas de afrontamiento saludables que te permitan asumir los desafíos diarios que han surgido desde esta muerte repentina. Para conocer más sobre cuándo requieres ayuda profesional te sugiero leer “¿Cuándo se requiere un acompañamiento psicológico?

 

La muerte de un ser querido es una experiencia dolorosa que se vuelve especialmente traumática para los familiares y amigos que fueron afectados por una muerte repentina. Esta pérdida suele parecernos prematura, injusta y equivocada que puede entretejer en nuestra mente algunos pensamientos y sentimientos obsesivos. Tómate tiempo para vivir este duelo en plenitud… comprender y expresar estos sentimientos son el primer paso para construir un nuevo vínculo significativo con el ser querido fallecido basado en el amor y los bellos recuerdos compartidos.

 

¿Has tenido que afrontar la muerte repentina de algún ser querido? Coméntanos…

 

FUENTES:

https://www.journeyofhearts.org/grief/accident2.html
https://www.freitagfuneralhome.com/publications/death-unexpectedly.htm
https://www.rehkamp-horvath.com/Coming_to_Terms_with_Unexpected_Death_843919.html

Manejodelduelo.com ofrece libros, audios, ejercicios y artículos gratuitos a los miembros de su comunidad. Apoyamos a las personas en duelo, a sus familiares, amigos y a los profesionales que los atienden.

Únete a la comunidad de Manejodelduelo.com

Trabajemos tu duelo juntos

Grupo de Apoyo para el Duelo Consciente

Inscripciones Abiertas

Recibe un cálido abrazo de nuestra parte. Estamos contigo!

Hecho con cariño y responsabilidad por Jessica, Leonardo, Ethel y Heitor junto a los colaboradores de Manejodelduelo.com

42 Comments

  1. Yadira Liendo 19 de febrero de 2015 at 14:51 - Reply

    Como ayudar a nuestros familiares a salir del dolor por una perdida inesperada?

  2. Norma Sandoval 24 de febrero de 2015 at 19:40 - Reply

    Muchas gracias Florencia por el articulo, he experimentado y coincidido en varios comentarios sobre este, incluso llegue a ustedes porque un contacto lo publico en face sin estar en esta situacion pero como es psicologa, le ayuda con sus pacientes y yo entiendo que ella fue intermediaria para que yo recibiera este mensaje.

    • Florencia 25 de febrero de 2015 at 05:29 - Reply

      Muchas gracias a ti por permitirnos acompañarte en este proceso. Te envío un fuerte abrazo.

  3. Alicia Garcia Hinojosa 29 de abril de 2015 at 16:37 - Reply

    mi hijo falleció en un accidente con un trailer que se le soltó la carga y. Mato a mi muchacho fue muy dramático no nos dejaron verlo. Quedo destrozada su cabeza, va a hacer un Año el 29 de Mayo y me ha costado mucho trabajo entender.

    • Florencia 30 de abril de 2015 at 06:03 - Reply

      Hola querida Alicia. La muerte repentina es un duelo especialmente complejo debido a que no nos ha dejado brindar un último abrazo o palabras de despedida… de un momento a otro, nuestra vida cambia para siempre mostrándonos vulnerables frente a un mundo amenazante y bruscamente cambiado. Ten paciencia con las emociones que surjan en este camino de duelo y permítete encontrar espacios en donde conectarte con este dolor para poco a poco ir construyendo una nueva relación significativa con tu hijo. Te envío un fuerte abrazo.

  4. patricia ramirez 29 de abril de 2015 at 20:56 - Reply

    HOla.Hace 19 meses que perdi a mi hijo mayor de 29 años .Se suicido.Hasta ahora todo ha sido una locura.Todo mi mundo se derrumbo,estoy viviendo una vida que no elegi.Me acabo de separar ahora vivo con mi hijo de 12 ,el resto de mis hijas que son tres estan distanciadas.Mi dolor mas punzante se ha vuelto ciclico.Ya conozco los sintomas es como estar enferma,caigo en profunda depresion durante dias hasta que logro salir de ese estado .Tengo 52 años viviendo lo que nunca pense me pasaria.Por eso cuando escucho decir que se cosecha lo que se siembra me rebelo.Es una absoluta mentira.Yo NO sembre nada de esto NADA!.Cada dia es un dia ganado o perdido,supongo que sera asi hasta mi final.No tengoganas de ser fuerte,no tengo ganas de contener a mis hijas ,no tengo ganas de hacer lo que no quiero.Supongo que estoy equivocada y que soy una madre a medias ,egoista.Ok lo acepto.Gracias.

    • Florencia 30 de abril de 2015 at 06:11 - Reply

      Hola querida Patricia. La muerte por suicidio es un duelo especialmente complejo debido a la estigmatización social que sufren los familiares sobrevivientes mientras que surgen miles de preguntas e hipótesis respecto a qué podría haberse hecho para evitarlo. La vulnerabilidad, impotencia y enojo son sentimientos frecuentes que poco a poco debes ir resolviendo. Si sientes que sola no puedes afrontar este proceso de duelo, no dudes en acudir a la asistencia profesional en donde podrás adquirir herramientas de afrontamiento saludables para resolver los desafíos diarios que has tenido desde esta pérdida tan repentina. Te sugiero leer nuestro artículo «Cómo elaborar el duelo cuando un hijo se suicida». Un fuerte abrazo.

  5. Norma Muro 30 de abril de 2015 at 01:57 - Reply

    Mi hijo de 31años falleció el 16 de Nov. de 2012 de un aneurisma en vena caba, él ya tenía 6 años viviendo en Playa del Carmen. Yo vivo en Chihuahua, madre soltera y ya jubilada.Yo ya tengo unos 4 años en el coro de la Orquesta de la UACH, soy sociable, tengo varios grupos de amistades, la generación,los de la jugada etc. Estoy segura que mi hijo está en un mejor lugar, que su código de latidos llegó a su fin pero, lo extraño,lo añoro, me es difícil pensar y sentir que ya no escucharé su voz,su risa, ya no va venir a visitarme,si voy a Playa, él ya no está. Por más de la mitad de mi vida me dediqué totalmente a él,mi motor,mi brújula, mi vida. No sé que hacer con este enorme hueco, no sé que tengo que aprender de este enorme dolor, me siento extraviada en una enorme y espesa bruma.

    • Florencia 30 de abril de 2015 at 06:21 - Reply

      Hola querida Norma. Gracias por contarnos tu experiencia de duelo. La muerte de un hijo deja un dolor con el cual aprendemos a convivir con el paso del tiempo pero no desaparece. Procura seguir desandando paso a paso tu camino de duelo en compañía de estos grupos de amigos y conservando en ti los bellos momentos y el amor que por siempre te mantendrán conectada a él. Si sientes que sola no puedes afrontar este dolor, no dudes en buscar a un profesional con quien compartir tus emociones, temores y desafíos desde la pérdida de tu hijo. Te sugiero nuestro artículo «¿Cómo afrontar la muerte de un hijo?» Un fuerte abrazo

  6. Blanca Monarrez 3 de mayo de 2015 at 17:33 - Reply

    yo perdi a mi hermano hase 4 a~os a el le quitaron su vida y desde entonses yo no tengo calma en mi corazon cuando recien fallecio yo pense 2 veses quitarme la vida ya q hera tan grande mi dolor pero gracias a dios pude encontrar ayuda todos los dias me lebantava temprano para hirme al cementerio hasi dure por espacio de 2 a`os ahora puedo desir q estoy mas tranquila pero nunca asectare su partida y en la forma como el partio siempre el esta en mi pensamiento por q solo los q hemos perdido un ser querido entendemos este dolor gracias por darme la opurtunida de abrie mi corazon

    • Florencia 4 de mayo de 2015 at 05:44 - Reply

      Gracias a ti querida Blanca por confiarnos sobre tu pérdida. Ten paciencia con estos sentimientos y sé respetuosa de tu dolor. La muerte repentina de un ser querido deja una gran sensación de injusticia e impotencia que poco a poco es necesario elaborar para así poder avanzar en este camino emocionalmente exigente. Por supuesto, esto no significa olvidar tus deseos de justicia sino poder adentrarte en un proceso de duelo que nos enseña poco a poco a construir una nueva relación significativa con nuestro ser querido basada en el bello amor que los unirá por siempre. Si sientes que no puedes hacerlo sola, no dudes en buscar ayuda de un profesional especialista en duelo o bien de un grupo de mutua ayuda. Allí podrás expresar tus temores, pensamientos y sentimientos sin miedo a ser juzgada. Un fuerte abrazo

  7. Yasmín 5 de agosto de 2015 at 15:45 - Reply

    Hace 5 meses que murió, en horas, mi hijo de 4 años, de repente… Hay veces que aún no lo creo, tengo una niña que entonces tenía 3 meses. Bajé a urgencias sola con los dos, no se ni cómo pasó todo, había estado esa misma mañana con él en urgencias porque tuvo fiebre y le dolía la garganta. 10 horas después cogí en brazos su cascarita en la sala de vitales del hospital, rodeada del equipo de pediatras con las caras desencajadas. No se cómo pude hacerlo, ellos me sugirieron que lo cogiera y lo abrazara o lo que sintiera necesario. Estuve 7 horas abrazada a el… mi bebé ni se movió del carro, es increíble. Ahora lo pienso y no se cómo pudo ser, estuve todo el rato hablándole como si me estuviera escuchando, despidiéndome, diciéndole cuánto le quería preguntándome cómo iba a a vivir sin el… no he sido muy creyente, pero desde ese instante mi vida ha cambiado por completo. Yo he cambiado por completo, no se qué apoyo espiritual tuve en ese momento, y sigo teniendo, porque a pesar de los malos ratos donde me rompo a llorar y noto como me tiemblan las entrañas mientras lloro, después siento como un gran cariño en mi. Es difícil de explicar, si a mi me lo hubieran contado no me lo hubiera creído, pero así es. Ahora, 5 meses después, le hablo a mi pequeña de su hermano, nos reímos y me lo imagino en mi cabeza haciendo algún comentario de los suyos. También es cierto que desde entonces no dejan de aparecer personas que antes no conocía que me brindan un gran apoyo y me saben escuchar en todos los aspectos. Doy gracias por la ayuda que recibo tanto de mi madre, de mi hermana y de aquellos que lo hacen desde ¿el más allá? ya no se qué pensar. Creo que en general debería hablarse más de la muerte, con más naturalidad, y explicar más las experiencias de fortaleza que tienen las personas en pleno duelo, para verlo como una normalidad, y no como algo extraordinario o que se tache hasta de «insensibilidad» por estar «fuerte» y aceptar una situación así…. También quiero dar las gracias por esta página, no tiene desperdicio….

    *** Service disabled. Check account status. ***

    • Florencia 6 de agosto de 2015 at 05:56 - Reply

      Hola Yasmín, muchas gracias por confiarnos sobre tu pérdida. Está bien llorar… alivia al menos por unos minutos el dolor y nos permite renovar las energías para seguir desandando este camino. Como tú bien dices, vivimos en una sociedad que no desea hablar sobre la muerte por lo que muchas veces esa falta de información hace que quienes nos rodean actúen de un modo inadecuado con las familias en duelo. Sigue dejándote acompañar por el amor y la comprensión de tu familia, amigos y conocidos… esta red de contención es primordial para poder seguir desandando este proceso así como sus emociones. Deseamos desde aquí serte de ayuda. Un fuerte abrazo

  8. silvia 5 de agosto de 2015 at 16:25 - Reply

    Nada es consuelo…. yo solo quiero que Sebas vuelva de donde estè…. quiero verlo, escucharlo, abrazarlo, sentirlo, nada puede superar el dolor, nadie te lo puede traer de vuelta, y por mas que lo vea en mis sueños y lo sienta, no es consuelo….

    *** Service disabled. Check account status. ***

    • Florencia 6 de agosto de 2015 at 05:51 - Reply

      Querida Silvia es esencial atravesar este proceso de duelo en su plenitud, abrazar el dolor y liberar tus emociones para así poco a poco construir con tu ser querido un nuevo vínculo basado en el amor y los gratos recuerdos compartidos. Permítete llorar, enojarte, sentir impotencia… todos ellos son sentimientos normales durante el duelo. Recuerda que es una etapa emocionalmente muy exigente en tu vida por lo que procura cuidar tu salud física y emocional. Te sugiero leer este artículo: «7 Claves para vivir mejor tras una pérdida». Un fuerte abrazo

  9. Manuel 9 de agosto de 2015 at 18:53 - Reply

    Hace 15 dias perdi a mi esposa debidop a un accidente, el problema es que 3 dias antes habia descubierto que me era infiel desde hacia cuatro años, su muerte repentina me deja con dos duelos y el problema es que no puedo retirar mis pensamientos negativos, aunque estabamos seguros que ibamos a arreglar los problemas el proceso quedo inconcluso y no se como superarlo por mi mismo.

    • Florencia 10 de agosto de 2015 at 06:17 - Reply

      Hola querido Manuel lamentamos profundamente la pérdida que has tenido. Cuando hay un conflicto que te impide elaborar este duelo adecuadamente es sugerible recurrir a la ayuda profesional de un psicólogo especialista en duelo para así evitar que este camino de sanación quede bloqueado. En este espacio podrás expresar tus sentimientos y desafíos desde esta pérdida sin temor a ser juzgado por lo que dices o piensas. Un fuerte abrazo

  10. Camdel 9 de agosto de 2015 at 19:40 - Reply

    Perdí a mi hijo recién nacido en mayo del año pasado. Entre en trabajo de parto en la madrugada, todo iba perfecto estaba tan ilusionada de por fin ver y abrazar a mi bebe. y de repente la placenta se desprendió, me iban a hacer cesárea pero alcanzó a nacer por parto natural, mi vida cambio en un segundo, de ser un parto feliz y tranquilo pasó a ser una pesadilla. Mi bebe nació vivo pero grave casi sin signos vitales. Lo trasladaron a otro hospital, me lo acercaron y pude acariciarlo y besarlo y esa fue la primera y última vez que lo vi… Desde entonces vivo con un inmenso dolor y no si algún día desaparecerá. Se y soy conciente de que necesito vivir el duelo y que el dolor es parte del proceso y hay días en los cuales puedo hablar tranquilamente del tema como si fuera algo que paso hace muchos años, pero otros días el recuerdo las imágenes y las emociones esta ahí como si fuera ese momento…Siento enojo con los médicos que tardaron tanto para tomar deciones, siento enojo con mi pareja que no estuvo ahí a mi lado y mas enojo siento contra mi misma que quizá pude haber hecho mas por el.

    • Florencia 10 de agosto de 2015 at 06:22 - Reply

      Hola querida Camdel, lamentamos profundamente la pérdida que has tenido. El enojo es una emoción frecuente durante el proceso de duelo… la impotencia e incomprensión por esta pérdida hace que esta ira surja con mayor fuerza hacia quienes nos rodean. Como tú bien dices, habrá días de mayor calma y días de mayor angustia… debes respetar estos tiempos de duelo y escuchar cada una de las necesidades que surjan en este camino. Te sugiero leer estos dos artículos que espero te sean de ayuda: «Liberar la ira por la muerte de un ser querido» y «¿Cómo afrontar la muerte de un hijo?». Un fuerte cariño

  11. emiliana 29 de agosto de 2015 at 12:47 - Reply

    hola mi marido falleció repentinamente el 10 de agosto 2015 , este año ibamos hacer 5 años de casados, falleció con 52 años, le diagnosticaron cancer de pulmón le pusieron una sesión de quimió al dia siguiente pilló una neumonia y se murió ahora me he quedado sola, y no se como afrontar esta primera fase de schok voy sin rumbo sin pensar dando palos de ciego, se que tengo que ser paciente ir superar esta primera fase peró no se como hacerlo

    • Florencia 31 de agosto de 2015 at 06:24 - Reply

      Hola querida Emiliana, gracias por confiarnos sobre tu pérdida. Cuando entramos en un duelo, nos encontramos en un territorio desconocido en donde todo nuestro mundo parece volverse caótico y sin sentido. La muerte de la pareja implica no sólo el duelo por su ausencia física sino también por las pérdidas secundarias implicadas en esta muerte como, por ejemplo, rol social, familiar, pérdida de identidad, de proyectos, etc. por lo que poco a poco debes readaptarte a este nuevo mundo que ahora se muestra totalmente incierto. Recuerda que cada duelo es absolutamente personal por lo que no te presiones para pronto querer estar bien. Hacer como si nada hubiera sucedido sólo prolonga este proceso afectando a tu salud física y emocional. Date un tiempo para reflexionar sobre lo que pasó y asumir que estás iniciando un duelo. Expresa las emociones que te embargan con personas de confianza y permítete llorar cuando así lo sientas necesario. Te sugiero leer este artículo: «7 Claves para vivir mejor tras una pérdida». Cariños

  12. Angela 4 de septiembre de 2015 at 17:12 - Reply

    Quiero compartirles que en febrero falleció mi compañero, no vivíamos juntos pero llevábamos trece años como pareja, el era divorciado sin hijos y yo madre soltera. Él tenía un grave problema, era alcohólico. Le pedí muchas veces que dejara de beber, lo intentaba, dejaba de tomar por temporadas pero cuando volvía a reincidir, tomaba más de un mes todos los días. Esto fue mermando la relación y su salud. El año pasado le diagnosticaron diabetes, pensé que dejaría de beber, pero no lo hizo. En enero comenzó a tomar, discutimos y nos distanciamos, yo le llamaba para saber como seguía. La última vez que hable con él me dijo que ya estaba mejor y que quería que nos viéramos para arreglar la situación. Dos días después le llame para vernos, su madre me contesto diciéndome que no podía comunicarme con sus ”cenizas” ya que había muerto y lo habían incinerado. Su familia me culpo de su muerte y me dijeron que nunca sabría donde quedarían sus restos y así ha sido. No se ni cómo ni cuando murió. Fue horrible para mi, es como si hubiera desaparecido, no pude despedirme de él. A los ocho días de haber ocurrido esto, asesinaron a mi hermano, creí que me volvía loca, quería huir de esta pesadilla. Inmediatamente busque apoyo de una tanatóloga y un psiquiatra. De mi hermano pude despedirme, abrazarlo. He estado con medicamento, porque efectivamente, no podía dormir, ni comer y ahora creo que ya no puedo ni llorar. Mi madre, mi hijo, mis hermanos y amigas, han sido lo que me ha levantado. Leer sus artículos ha sido de gran ayuda. Les mando un abrazo fraterno. Gracias.

    • Florencia 7 de septiembre de 2015 at 06:24 - Reply

      Gracias querida Angela por confiarnos las pérdidas que has tenido. Nos reconforta saber que con la ayuda profesional así como con la contención de tus seres queridos has podido poco a poco elaborar esta etapa emocionalmente tan exigente. Como solemos decir, el proceso de duelo que hagamos así como su tiempo de duración será tan único y personal como lo era esa persona que perdimos, las circunstancias de su muerte y el vínculo que nos unía a él o ella. Por lo tanto, es importante encontrar un espacio donde lamentar cada una de estas pérdidas de forma individual con el fin de integrarlas en nuestras vidas a partir de un nuevo vínculo basado en el amor y los gratos momentos compartidos. Un fuerte abrazo

  13. Consuelo Molina 18 de septiembre de 2015 at 07:55 - Reply

    Mi marido se suicidó hace casí 3 meses . …me he tomado de la mano de cada palabra que he leído aquí , afectuosa cariñosa y con sentido … algunas con esa magia de acariciarte porque he sentido lo mismo …. Infinitas gracias

    • Florencia 18 de septiembre de 2015 at 08:54 - Reply

      Gracias a ti Consuelo por estas hermosas palabras que nos dices. Realmente para nosotros es reconfortante saber que este artículo te haya sido de ayuda para comprender este proceso que estás atravesando. Recuerda que el amor, la comprensión y el respeto hacia ti misma es primordial para atravesar este proceso de duelo. Te invito a leer este artículo: «Cómo elaborar el duelo cuando tu pareja se suicida». Un fuerte abrazo

  14. PATRICIA JARAMILLO SANDOVAL 24 de septiembre de 2015 at 18:02 - Reply

    Hola buena tarde, yo acabo de sufrir la perdida de mi hijo el murió en un día de campo se ahogo en una presa el 13 de septiembre de 2015 el tenia 17 años y era toda luz y alegría, ahora no se ni como explicar como me siento es un dolor inmenso en mi ser, pero trato de estar bien ya que tengo una niña de 15 años y por mis papas que lo adoraban (soy hija única), pero tengo ganas de salir huyendo y no saber nada mas que volverlo a tener a mi lado, me siento confundida por todo lo que la gente dice, que el esta bien, que el me ve, que no llore para que el descanse, que no le reclame a Dios y tantas cosas mas que no se que pensar…ahora estoy en mi trabajo y gracias Dios tengo mucho trabajo y me mantiene ocupada, pero hay momentos en que ya no puedo, mi hijo decía que yo era muy valiente y que siempre lo fuera, pero ahora no se como vivir con este dolor. No soy muy católica, pero no se como hacercarme a Dios, ya que hay momentos en que tengo sentimientos encontrados. estaría bien que acudiera alguna asociación o sicólogo o a tanatología? ahora lo que si le pido a todos es que hablen de la muerte y de lo que conlleva ya que para haya tarde que temprano vamos. y vivir los días como si fueran los últimos.

    • Florencia 25 de septiembre de 2015 at 06:08 - Reply

      Hola querida Patricia, lamentamos profundamente la pérdida que has sufrido. La muerte repentina origina un proceso de duelo emocionalmente exigente que requiere de paciencia, amor y respeto hacia ti misma. Recuerda que la evasión de este dolor no lo hace desaparecer sino que lo prolonga afectando tu salud física y emocional. La muerte de un hijo desafía nuestro sistema de valores y creencias dando lugar a una profunda crisis vital en donde los padres deben poco a poco reconstruir un nuevo sentido de vida en el que se incluya un nuevo vínculo con el ser querido fallecido basado en el amor y los bellos recuerdos compartidos. No te presiones en tus tiempos y escucha tus necesidades durante este proceso de duelo … si tienes deseos de llorar hazlo, expresar nuestras emociones es esencial para poco a poco ir desandando este camino emocionalmente tan exigente. En un espacio profesional en el que estés acompañada por un tanatólogo o psicólogo podrás expresar las emociones, desafíos y temores que han surgido desde esta pérdida encontrando herramientas de afrontamiento para aprender a sobrellevar este dolor. Un fuerte abrazo

  15. Mireya 27 de septiembre de 2015 at 08:32 - Reply

    Hola, hace dos meses mi hijo de 26 anos fue baleado por una banda de maleantes, es dificil afrontar este dolor tan desgarrador que dejo la partida de mi nino en mi corazon … No puedo dormir, y pienso mucho en el. Tengo rabia, dolor, mala conciencia, osea todos los sentimientos encontrados, de pronto estoy bien y en cuestion de segugundos caigo en la tristeza mas profunda qu no pueda existir… Cuando digo que tengo mala conciencia es porque no pude estar en su funeral ni en su entierro, todo fue muy rapido y no pude viajar estoy viviendo en otro pais y de verdad se me hizo muy dificil viajar… Otra cosa que siempre he sentido es miedo… Siento que tengo a alguien detras de mi siempre, me da ese sentimiento de angustia cuando estoy sola en casa, no se como controlar estos nervios … Ayyy Dios de verdad a veces no se que hacer, siempre pienso en los chats que tenia con mi hijo y eran preciosos, el me llamaba mi hermosura…

    • Florencia 28 de septiembre de 2015 at 06:26 - Reply

      Hola querida Mireya, muchas gracias por escribirnos. La muerte repentina de un ser querido se caracteriza por la ausencia de un tiempo para despedidas haciéndolo un proceso especialmente más complejo… no hubo posibilidad de brindar un cierre a la relación ni de decir adiós por lo que es importante respetar tus tiempos y necesidades de duelo. Esa estabilidad que creíamos eterna se derrumba frente a un mundo que se muestra potencialmente peligroso e inestable. En este sentido, la muerte de un hijo desafía nuestro sistema de valores y creencias dando lugar a una profunda crisis vital y espiritual en donde los padres deben poco a poco reconstruir un nuevo sentido de vida. Si sientes que sola no puedes afrontar este proceso de duelo, no dudes en buscar un acompañamiento profesional donde expresar las emociones, temores y desafíos que han surgido desde esta pérdida adquiriendo las herramientas de afrontamiento que necesitas para esta nueva realidad. Te invito a leer estos dos artículos: «¿Cuáles son las Etapas del Duelo?» y «Maneras de Despedirse de un Fallecido Cuando Estás Lejos». Un fuerte abrazo

  16. Angelica 19 de octubre de 2015 at 07:58 - Reply

    Hola …hoy hace una semana murio mi abuelita materna, fue una muerte tragica, ingresaron 3 tipos a atracarlos a su vivienda y golpearon a mi abuelo ….mi abuelitaa aun no se sabe la causa de su muerte , pero cuando la encontramos tenia un fuerte golpe en su frente , no puedo dejar de recordarla y siento mucho miedo de estar sola , de que se me manifieste , verla …mi mama esta igual …estamos devastados , mi abuelito necesita nuestra compañia pero al estar alla , siento miedo y veo la escena del crimen y vuelve ese dia a mi cabeza.
    Que hago para no sentir miedo , para poder estar tranquila en cualquier sitio sola?
    ni dormir puedo estoy ansiosa , nerviosa no se que siento.

    • Jessi 22 de octubre de 2015 at 17:51 - Reply

      Hola querida Angélica, lamentamos mucho la pérdida has tenido. Esta es sin duda, una situación traumática debido a la naturaleza violenta de la muerte. Es normal que sientas miedo, angustia y confusión. Sería aconsejable que leas este artículo: «Cómo Reconocer y Tratar el Estrés Post Traumático» y que busques el apoyo de un profesional que sepa darte herramientas para lidiar mejor con este evento desafortunado y poco a poco recuperar el rumbo en tu vida. Un sincero abrazo para ti.

  17. Esther 26 de octubre de 2015 at 19:21 - Reply

    ES realmente difícil perder un hijo amado,y mas de forma repentina,un hijo sano que despides en la mañana para ir a competir en béisbol que era su gran pasión y unas horas más tardes te avisan que su inocente e indefenso cuerpo fue alcanzado por una descarga eléctrica y ya está muerto.quedamos sin opciones ,atados al dolor.Gracias a estos amigos de manejo del duelo que me han enseñado in poco cómo hacer este dolor más llevadero.el pasado 18 de octubre hizo un año.un abrazo.

    • Florencia 2 de noviembre de 2015 at 06:27 - Reply

      Hola querida Esther, muchas gracias a ti por confiarnos sobre tu pérdida y permitirnos acompañarte en este camino de duelo que estás atravesando. Te enviamos un fuerte abrazo.

  18. Angel 28 de diciembre de 2015 at 04:26 - Reply

    Hola, mi abuela materna murió hace apenas un mes a causa de un derrame cerebral de manera muy inesperada ya que ocurrió de un segundo a otro, ella se encontraba bien de salud. Escribo porque estoy preocupado por mi mamá, ya que llegue a notar que en su momento trato de hacerce la fuerte y siento que no saco todo lo que debía haber sacado. Ya pasado el mes, veo que se estresa fácilmente, la noto preocupada y angustiada, no duerme bien por las noches tiene dificultad para dormir, he notado que tiene como ciertos ataques de ansiedad y llora en ocaciones de manera inesperada. Mi mamá siempre fue muy unida con mi abuela. Espero me puedan ayudar a ayudarla ya que me preocupa muchísimo verla así. Gracias!

    • Florencia 28 de diciembre de 2015 at 06:56 - Reply

      Hola Angel, muchas gracias por escribirnos. El proceso de duelo es multidimensional, es decir, afecta al ser humano en todas sus aristas: física, espiritual, cognitiva, conductual, emocional, etc. Es un proceso de duelo muy reciente el que está desandando por lo que procura ser paciente con ella brindándole tu apoyo y escucha atenta así como también ayuda práctica en las tareas de la casa. Te invito a leer estos dos artículos que espero te sean de ayuda para comprender el duelo que atraviesa tu madre así como algunas sugerencias para ayudarla en este camino: «¿Cómo se Manifiesta el Duelo?» y «¿Cómo acompañar al doliente en cada etapa del duelo?». Un abrazo

  19. yadira 15 de enero de 2016 at 19:44 - Reply

    perdi mi hijo varon de 16 años hace 27 meses. deje de vivir solo continuamos mi esposo mi hija y yo. he estado a punto de divorcio. mi hija busca escape en su novio, estudios y trabajo. yo trabajo pero se rompe el hilo de la vida ya nada es igual. dejamos de querer hacer nada, soo pasanlos dias.

    • Florencia 18 de enero de 2016 at 05:21 - Reply

      Hola Yadira, la pérdida de un hijo implica una crisis vital que pone en jaque los valores, principios y creencias que hasta entonces nos guiaban por lo que nos obliga a reconstruir un nuevo sentido de vida. No te exijas ni te presiones en tus tiempos de duelo… escucha tus necesidades y establece con tu familia una comunicación honesta y abierta en la que cada miembro pueda expresar sus emociones, temores y desafíos tras esta pérdida. Recuerda que cada duelo es absolutamente único y personal por lo que deben ser pacientes y comprensivos con ustedes mismos y los demás. Un abrazo

  20. angela 23 de febrero de 2016 at 16:45 - Reply

    gracias mil gracias por este articulo tan precioso y enriquecedor en estos momentos tan duros.

  21. andrea 25 de febrero de 2016 at 12:02 - Reply

    El 10 de enero del 2015, mi hijo menor de solo 11 años, sufrió un accidente mientras se iba de vacaciones con mis papás, pude verlo, pero nunca recuperó la conciencia, falleció dos días despues… mi vida se rompió, desde entonces trato de seguir, tengo 2 hijos mas, pero ya nada nada es lo mismo, todo está teñido de una neblina eterna, que le quita brillo a mis días, Emanuel era el diferente en la familia, extrovertido, sociable, amiguero, inquieto y el mas cariñoso, nos dejó un vacío a todos muy difícil de sortear, estamos aprendiendo a vivir con este dolor constante, con el corazón roto, con los brazos vacíos de sus abrazos, Ema se despertaba y TODOS los días hasta el día que se fue de viaje, se me sentaba a upa y me abrazaba… sólo de escribirlo siento un dolor tan tan profundo que me corta el aire… Sigo, por mis dos hijos, con la firme intención de no convertir a mi hijo en mi verdugo, pero duele y es un dolor que no le podes transferir a nadie… hay que transitarlo sola, nadie lo puede hacer por mi… pero me queda la esperanza del reencuentro. Abrazo

  22. MAR 17 de junio de 2021 at 02:46 - Reply

    Hola. Mi madre murió el año pasado por Covid. Estaba muy bien de salud, tenia 75 años y nadie se lo esperaba… ingresó con pulmonia en la uci, pero nunca pensé q no saldria de esta pq ella era muy fuerte…yo tenia la esperanza d q saldria adelante… y me llevé una desilusión muy grande cdo d un dia para otro nos llamaron diciendo q le quedaban horasd vida y la impotencia d no poder despedirnos d ella… d no poder hacerle un funeral normal… murió en abril y no se pudo enterrar sus cenizas hasta julio… un proceso muy doloroso y raro para nosotros, diferente.. Yo cogi labaja por depresión y la empresa me despidió…. y aun sigo con el tratamiento de pastillas antidepresivas. Me esta ayudando la psicologa y el grupo d wasap q tengo con familiares de victimas del covid… Despues d un año reuni fuerzas para sacar su ropa del armario q todavia olia a ella…. Siento una impotencia por no haber podido ayudarla, por no haberme podido despedir y mucha pena por la forma q murió …sola como un perro en una habitación d Uci, con 5 hijos y morir sola… No se merecia un final asi!!! aun le quedaba vida por delante, jamas pense q una pulmonia acabaria con su vida… Intento retomar mi vida… pero ya nada será igual..esto me ha hecho una persona más fuerte y sobretodo lo q he aprendido es a valorar mas a mis seres queridos, quiero aprovechar el tiempo q lequede dvida ami padre y la mejor herencia q mi madre me dejó ha sido mis hermanos. Un abrazo a todos. MAR

  23. dayami 14 de julio de 2021 at 18:04 - Reply

    junio 28 del 2021 a las 6pm mi hijo de 23 anos perdio su vida andaba en su moto de 4 rueda con un amigo y un descraciado los balacio a los dos solo por que si pero mi hijo perdio la vida salvando a su amigo. Mi hijo un ser humano increible todas las personas que lo conocieron tiene una historia de como el ayudaba siempre a todos murio siendo un valiente como siempre. Pero a mi se me acabo la vida tengo dos hijos mas pero ellos no resplazan el dolor tan grande que yo siento y voy a sentirlo para toda mi vida todavia no entiendo como le pudo pasar eso a mi hijo por que a las personas buenas se las llevan y las malas siguen a haciendo danos y no reciben su castigo yo pido justicia para mi hijo el no se lo merecia tenia tantos suenos que cumplir y se los borraron .9 meses dentro de ti nace tu bebe lo cuidas lo ves crecer y un dia en un segundo ya no tienes mas vida ya no tienes deceo de nada no encuentras una respuesta solo quieres estar con el pero ya el no puede regresar, como puedo volver a tenerlo en mis brazos ya no tengo fuerzas para seguir dia tras dia siento mas su ausencia y no lo puedo soportar es un vacio tan grande que nada lo puede llenar Te amo mi YAYO (#justiceforyayo)

Leave A Comment

Artículos Relacionados